El adiestramiento en positivo es una tendencia de adiestramiento que cada vez más es utilizada por entrenadores y adiestradores caninos. Se caracteriza principalmente por premiar siempre que haya conductas positivas y que el perro obedezca una orden, reforzando este comportamiento y restándole importancia así a la no obediencia de nuestra mascota.

Un buen método que se puede aplicar en este tipo de adiestramiento es el del adiestramiento con clicker, que se basa principalmente en fusionar el condicionamiento clásico y el operante. ¿Qué quiere decir esto? Primero tendrás que conseguir que tu perro relacione el click del clicker, una cajita que hace “click” cuando la aprietas, con comida o con alguna cosa que le motive.

Una vez conseguido esto, pasamos  al condicionamiento operante. Cada vez que le enseñes algo nuevo y lo repita, aprieta el clicker y a continuación, prémiale. En caso contrario, ni click ni premio para que él tenga claro lo que le estás queriendo transmitir.

Puedes empezar con órdenes fáciles como sentarse o tumbarse y poco a poco ir añadiendo dificultad. Conforme vayas practicando y tu perro relacione el click con una serie de conductas, no será necesario que le premies. Eso sí, recompénsale inmediatamente después de que haya obedecido a tu orden ya que de lo contrario estarás reforzando otras conductas. El objetivo de esta manera de adiestrar es conseguir un perro más obediente, seguro y equilibrado y mejorar también nuestra relación con él.

El adiestramiento con clicker no encuentra desventajas si se realiza de manera adecuada y con profundidad, ya que la confianza y el aprendizaje mecanizado son objetivos que se consiguen a largo plazo, independientemente del tipo de adiestramiento que utilices.

Imagen: taringa.net