Saltear al contenido principal

Beneficios de trabajar autocontrol con tu perro.

5 Consejos para entrenar el autocontrol de tu perro

Por norma general, cuando un perro pide algo es porque lo quiere inmediatamente. Por suerte y por desgracia, tu trabajo es enseñarle que conseguirá lo que quiere pero con tus condiciones. Y en este sentido, el autocontrol se define como la habilidad para regular los deseos, impulsos, acciones y deseos.

Si eres capaz de controlar los impulsos de tu fiel compañero, descubrirás que perfectamente puede esperar tranquilo a que le ates la correa para salir de paseo. Él comprenderá que le pondrán su comida si espera sentado delante del cuenco. O entenderá que debe tener cuidado mientras juega con la pelota en el salón, por sólo nombrar algunos ejemplos.

Si entrenas el autocontrol con tu compañero de cuatro patas mejorará el vínculo contigo, tu perro adquirirá mayor confianza en sí mismo, ganará estabilidad emocional y empezará a responder mucho más rápido a las señales que le envías. A continuación te ofrecemos cinco consejos para entrenar el autocontrol de tu perro.

Identifica qué quiere tu perro en cada momento

Y conviértelo en su recompensa. Pueden darse un sinfín de posibilidades. Que quiera salir, que quiera tu atención, que le apetezca jugar con un juguete o que le apetezca subirse al sofá. Y sorprendentemente, este principio, denominado principio de Premack, suele funcionar a las mil maravillas.

Espera a que tu perro haga el comportamiento que deseas que repita para ofrecerle su recompensa

Si consigue su recompensa sin haber hecho lo que tu querías que hiciera, nunca asociará ambas cosas y seguirá repitiendo los mismo comportamientos. Espera a que deje de hacerlo mal, no importa cómo se ponga, hasta que haga lo que querías y reciba su ansiado premio. En este sentido, te garantizamos que la paciencia será una virtud.

Practica tu paciencia

Sí, deberás mantener la calma por mucho que te cueste. Porque en el fondo, él no tiene la culpa. La frustración, el enfado o similar no sólo no contribuirán en absoluto a mejorar su comportamiento, sino que le excitarán más aún y será más complicado calmarle para conseguir que haga lo que quieres.

Y sé constante

No tiene mucho sentido que unas veces le permitas hacerlo mal y otras no. El entrenamiento con tu perro sólo será efectivo si es consistente, y para ello deberás mantenerte firme. Repite los mismos patrones y verás como poco a poco tu fiel compañero acaba entendiendo lo que debe hacer en cada momento a la perfección.

En Grupo Yaakun nos gusta mucho trabajar estas dos herramientas, la paciencia y la constancia, ellas te llevaran al éxito del entrenamiento

Aprende a gestionar los estímulos positivos y negativos adecuadamente

Tu perro necesita aprender a controlar sus impulsos no sólo ante estímulos negativos, sino también ante estímulos positivos. Gestionar correctamente sus emociones en ambos casos es esencial para conseguir que tu perro crezca de forma sana, natural y saludable. Te ofrecemos algunos ejemplos:

  • Estímulos positivos: puedes probar intentando que el perro se quede sentado mientras le lanzas su pelota favorita, que se tumbe y permanezca así mientras otro perro pasa a una distancia que poco a poco se va acortando o que no se excite cuando alguien entre por la puerta de casa, por ejemplo.

  • Estímulos negativos: intenta colocar a tu perro un trozo de comida cerca del hocico y pedirle que se quede quieto hasta que le des la orden, encender el aspirador o el secador mientras le pides que no se mueva… cada perro es un mundo en lo que respecta a qué le molesta. Descubre qué le incomoda y trabaja su autocontrol en situaciones negativas.

Es importante, no obstante, que tanto estímulos negativos como positivos deben producirse en un principio en una intensidad baja, que irá creciendo progresivamente. Así el perro será capaz de superar sus miedos e incomodidades poco a poco, con naturalidad y sin crear ningún tipo de trauma.

Controlar los impulsos de tu perro es una de las experiencias más apasionantes que vivirás con tu fiel amigo con patas, y aunque a veces sea tedioso y necesites cantidades ingentes de calma y paciencia para conseguirlo, con el tiempo tu perro será capaz de autocontrolarse exactamente como le has enseñado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *