Pues sí, las cacas de tu perro pueden ser la mejor respuesta ante la duda de si le estás alimentando correctamente. El tamaño de cada deposición así como el color y la frecuencia son claves determinantes que te dan información relevante acerca de la salud de tu perro.

En primer lugar, el tamaño y la frecuencia de sus heces te pueden dar pistas acerca de la calidad de la alimentación que tu compañero canino está ingiriendo. Según Raúl Sancha, miembro del equipo veterinario de Nutro, “el mayor tamaño y frecuencia de las heces indica, por lo general, una menor absorción de nutrientes por parte del perro. Por lo tanto, puede ser señal de una dieta inapropiada”.

En este sentido, este factor está relacionado con la digestibilidad de los alimentos que consume, es decir, la porción del alimento que ha tomado que no aparece en las heces es sinónimo de que el organismo del perro lo ha considerado útil y ha decidido absorberlo y no excretarlo.

Por lo que respecta al color de las cacas, éste tiene que ser siempre de color marrón ya que este color se debe al pigmento que se obtiene por la descomposición natural de los glóbulos rojos envejecidos. Si las heces son blancas o amarillas puede ser un indicador de algún tipo de problema en el hígado, la vesícula o el páncreas.

La calidad de la alimentación que le das a tu perro es fundamental ya que cuanto menor sea la calidad de los alimentos, menor será su digestibilidad, lo que le puede causar serios problemas de salud. Por eso, es importante saber reconocer que los perros y los humanos somos especies completamente diferentes y por tanto, nutricionalmente hablando, lo que es bueno para nosotros no necesariamente sea bueno para ellos. En el caso de los canes, son carnívoros no estrictos, lo que quiere decir que su aparto digestivo está preparado para cubrir sus necesidades nutricionales a partir, sobretodo, de la ingesta de carne.

La clave de una buena alimentación para tu perro está en el equilibrio nutricional: una alimentación que contenga un nivel adecuado de proteína animal junto con una fuente de hidratos de carbono y proteína vegetal, siempre en proporciones correctas que ayuden a mantener la buena salud del perro. Vigilar sus cacas te ayudará a conocer su estado de bienestar.

Fuente: www.srperro.com y  http://www.nutro.es/