Si tienes un cachorro en casa o quizás estés pensando en tenerlo, lo más probable es que te encuentres con la labor de cómo educar a un cachorro para que siga las normas del hogar y además sea un perro feliz.

A lo largo de este artículo vamos a hablar de lo básico en adiestramiento, así como de todo aquello que no debes hacer, y así garantizar el aprendizaje de tu perro y una convivencia feliz.

La primera cosa que debes saber es que los perros son animales de manada, es decir, que son parte de un grupo donde además hay un líder encargado de proteger y guiar a la manada. Entonces cuando un cachorro llega a la manada, lo primero es enseñarle quién es el líder y aún más las reglas dentro de la manada.

Lo ideal sería que el entrenamiento comience desde el día uno en que el cachorro llega a la casa. Claro que hay algo que tienes que tener en cuenta y eso es la edad del cachorro, pues si es muy pequeño no podrá asimilar mucha información.

Por lo general a partir de las 8 semanas es cuando el cachorro se hace más perceptivo y además puede controlarse mejor a la hora de aguantar para hacer sus necesidades.

Sin embargo, desde el momento en que llega a casa es importante dejar claro que el líder eres tú. Esto va a permitir que tu perro te respete como líder, asuma su posición dentro de la manada y no compita contigo por ser el líder.

Un cachorro que no aprenda cuál es su puesto dentro de la manada puede crecer inseguro e inestable, acarreando problemas de ansiedad, inseguridad y en casos extremos agresión hacia ti y otras personas o perros.

Las técnicas actuales de adiestramiento positivo te permiten educar a perros que ya no son cachorros y que por algún motivo no tuvieron la educación necesaria cuando lo fueron. También existen otras técnicas como  el adiestramiento condicionante, el mixto, etc.

Las buenas noticias son que si consigues educarlo de manera natural mientras es un cachorro, probablemente le evites la mayoría de los problemas de conducta y no tengas que acudir a ninguna otra técnica de adiestramiento cuando son adultos.

Además, cómo educar a un cachorro, no se refiere a trucos de dar la pata o que aprenda a sentarse, va mucho más allá de eso. Es enseñarle todas las normas de la casa, como por ejemplo los lugares donde no tiene permitido estar, donde hará sus necesidades, donde va a dormir e incluso las horas en que va a comer.

La hora de dormir…

Cuando llega la hora de descanso del cachorro, lo ideal es que coincida con la tuya, para que entienda que este es el momento de descansar. Debes establecer un lugar en la casa ya sea en tu dormitorio o fuera de él donde ubiques su cama.

Asegúrate que es un lugar cómodo, para que se adapte más fácilmente. Lo otro que tienes que tener en cuenta y es importante, es que posiblemente al ser un cachorro las primeras noches llore y se muestre inquieto.

No desesperes y mantente firme, si cuando llora vas a calmarlo el cachorro notará esa debilidad y asociará que al llorar tú apareces. Debes dejarlo e ignorarlo por difícil que parezca, para que se adapte y una vez que lo logre no tendrá problemas con dormir en su sitio.

Un lugar donde ir…

Los perros están programados por naturaleza para hacer sus necesidades en un lugar distinto a su guarida. Entonces a partir de los dos meses de edad están completamente listos para aprender este hábito.

Lo importante es que te asegures que el sitio donde tu cachorro alivie sus necesidades sea un lugar donde se sienta seguro y le sea familiar. Lo primero que puedes hacer es llevar a tu cachorro según se levanta al mismo lugar todas las mañanas.

Tienes que ser constante en este aspecto y llevarlo siempre al mismo lugar para que pueda asociarlo con la idea de ir al baño. En caso de que llegue a hacerse en un lugar incorrecto, mantente sereno y llévalo al lugar donde debe hacerlo, sin regañarle o de forma brusca.

Un perro que se socializa y pasea…

Ayudar a que tu cachorro se socialice con otros perros y otros humanos aparte de ti, garantizará que tendrás un perro equilibrado, que no será agresivo o sufrirá de ansiedad o nerviosismo.

El proceso es de poco a poco, aunque en principio no va a querer que le coloques correa, mantente firme y dale tiempo a que se acostumbre a ella, ya que salir sin su correa puede ser peligroso para tu cachorro.

Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que a la hora de salir seas tú el primero en salir de la casa y el primero en entrar. Los paseos ayudan a la salud mental y física de tu cachorro, pero siempre debe caminar a tu lado o detrás de ti.

Si al salir tu cachorro va delante de ti, le estarás enviando un mensaje confuso al hacerle entender que él es el líder y tú le sigues.

¿Y la hora de comer?

Cuando hablamos de la educación de un cachorro, no podemos dejar pasar su hora de comer. Es importante que tengas en cuenta la cantidad de comida que le debes servir de acuerdo con su tamaño y peso.

La hora de comer del cachorro la eliges tú, pero ten en cuenta que ellos deben comer al menos 3 veces al día. Por lo tanto, tienes que ser constante con el lugar y la hora a la que le sirves la comida parque se le cree el hábito.

Además, mientras este comiendo el cachorro, puedes meter la mano, de esta forma evitaras que se vuelva territorial con la comida y si en algún momento debes quitarle la comida, el perro no se comportará agresivamente.

El error que si debes evitar es dejarle mucha cantidad de comida puesta durante todo el día, pues podría comérsela toda si quisiera y también ocurre que la comida expuesta así suele dañarse o perder sus propiedades físicas.

Conclusión

Cuando se trata de la educación de un cachorro se debe ser firme, paciente y amable. Cuando el cachorro se equivoque o haga algo indebido se le debe hacer saber que eso está mal mediante por ejemplo un “NO” pero jamás regañarle muy bruscamente verbalmente ni mucho menos físicamente.

La cuestión está en que sepas establecer una jerarquía, aun cuando sabemos que nuestro cachorro es parte de la familia. También es importante que mientras aprende los hábitos nuevos sea la misma persona quien lo corrija y le enseñe lo que está bien y lo está mal, de esta forma puede establecer un patrón.

No te agobies y nunca pienses que si tu cachorro hace algo mal lo está haciendo con intención. Muchas personas al humanizar a su perro creen que esto es así, pero no olvides que es un animal y actuará de acuerdo con sus instintos y la energía que perciba de ti.

Recuerda que la forma de cómo educar a un cachorro, requiere de mucha paciencia, constancia, amabilidad y respeto hacia tu cachorro. Su conducta y bienestar siempre van a depender de ti.

 

En nuestra escuela de Grupo Yaakun situada  en Godelleta(Valencia) ofrecemos cursos especiales para cachorros.Estas clases no solo están  dirigidas para la formación de vuestros perretes sino especialmente también para la formación de los propietarios que desconocen realmente lo que es un perro y las pautas que deben utilizar para el correcto desarrollo de su comportamiento.

Si deseas más información contacta con nosotros en info@grupoyaakun.com o a través del Tlf 639264191

Fuente: decaninos un blog fundado por Jorge y  creado para los amantes de los perros,