Aprendamos de los perros. Vivamos el momento

Por |mayo 13th, 2015|Perros|0 comentarios

¿Sufre tu perro ansiedad por separación?

Seguro que os resulta familiar un problema de comportamiento bastante frecuente actualmente en muchos perros: la ansiedad por separación. Si volvemos la vista atrás, este trastorno se puede comprender mejor al saber que los antecesores de los perros pasaban alrededor de un 85% del tiempo de su vida a menos de 50 metros de su manada. Si hoy en día esto fuera así, supondría pasar junto a nuestro perro más de 20 horas diarias todos los días de su vida. Pero como eso no es posible, algunos perro desarrollan este problema, entrando en un estado de ansiedad y estrés al quedarse solos o al no tener acceso a su dueño.

Cuando esto ocurre, su comportamiento cambia, pudiendo producirse alguna o todas de las siguientes conductas:

  1. Pérdida del control voluntario de los esfínteres, miccionando y defecando dentro de casa.
  2. Aumento de las conductas destructivas.
  3. Aumento de los ladridos, gemidos y aullidos.

¿Cómo reconocer si tu perro tiene ansiedad por separación? Lo primero de todo, se deben descartar otro tipo de problemas físicos que puedan generar este tipo de comportamiento. Además, es importante saber diferenciar un perro que tiene miedo de quedarse solo del que es destructivo porque aún es joven y del que expresa temor como respuesta a posibles estímulos externos que pueden ocurrir cuando el dueño se ha ido.

Una patrón de comportamiento repetido por la mayoría de perros que sufre ansiedad por separación viene dado antes de que el dueño se marche. En este momento, el perro se siente ansioso, le sigue allá donde va y que se queda triste cuando el dueño sale de casa. Una vez vuelve, el perro expresa una enorme alegría y lo recibe saltando sobre él, ladrándole y estando muy cerca.

perro-solo-casa

Es importante destacar que el pronóstico de la ansiedad por separación es generalmente bueno ya que, pese a ser una situación molesta, es uno de los problemas de comportamiento que mejor se resuelve. Lo recomendable, como siempre, es prevenir. ¿Cómo hacerlo?

  1. Conseguir que el perro no esté excesivamente apegado a sus dueños, acostumbrándolo a quedarse solo.
  2. Hacer salidas graduales y ejercicios de obediencia.
  3. No decirle nada al perro cuando vayamos a salir de casa, sobre todo si nos ha estado siguiendo durante los momentos previos a la salida y percibimos que está nervioso o triste. En ese caso, no intentar calmarle ni acariciarle es una buena opción ya que si el perro nota que a nosotros no nos preocupa, aprenderá que él tampoco debe preocuparse.
  4. Al regresar a casa, no permitir saludos efusivos, ignorando al perro hasta que veamos que está más relajado, que será cuando podremos saludarle.

Para solucionar la situación, recomendamos consultar con un especialista en modificación de conducta que diagnostique el problema y nos sugiera una serie de pautas a seguir para llegar a la solución. Practicar la obediencia y la relajación del perro de forma correcta es una tarea que hay que tener en cuenta en estas situaciones. El tratamiento suele consistir en modificación de conducta y en algunos casos, tratamiento farmacológico, por eso también es importante consultar con un veterinario y junto con el educador canino, realizar el trabajo de mejora en común.

Además de todo esto y de los ejercicios de obediencia, puede ser de gran ayuda cambiar las rutinas para despistar al perro y conseguir desconcertarlo. También es aconsejable que el animal realice ejercicio físico antes de quedarse solo y utilizar juguetes que dispensan golosinas y comida, diseñados especialmente para los momentos en los que el perro se queda solo. Y como siempre aconsejamos, no castigar al animal por lo que haya podido hacer ya que el castigo sólo es eficaz si se aplica inmediatamente después del hecho que haya podido cometer.

Fotografía de: http://adoptaenaragoninforma.com y http://masmascotas.com

Descubre al líder que hay en ti

¿Quieres ser un líder? Ven a Godelleta esta sábado. ¡Pincha aquí y descubre todo lo que te espera!

Por |abril 29th, 2015|Uncategorized|0 comentarios

¿Está tu perro bien socializado?

Un perro cuya salud mental está en equilibrio no suele presentar problema alguno de conducta, un hecho que facilita la convivencia normal con su entorno humano y con otros animales, sean de su especie o no.

Pero son muchos los perros que, por diferentes causas, sufren algún tipo de desequilibrio mental o emocional. El carácter y el modo de actuar de los perros está condicionado por varios factores, como su herencia genética, la educación y trato que recibe de sus dueños y el tiempo que haya estado cerca de su madre y hermanos al nacer. Si tu perro muestra signos de comportamiento relacionados con ansiedad de separación, ladridos compulsivos o destrozos, entre otras cosas, pone de manifiesto que puede padecer algún tipo de carencia en su socialización.

Una de las claves para evitar esto se trabaja durante su edad más temprana ya que un cachorro bien socializado es un perro adulto capaz de adaptarse a su familia, de relacionarse de manera adecuada con animales y personas y de asimilar la ausencia de sus dueños. Con el caso de los perros adoptados, si éstos no son cachorros cuando llegan al núcleo familiar, también hay maneras de facilitar su adaptación con paciencia y trabajo ya que un perro psíquicamente sano nace, pero también se hace. Además de esto, queremos darte cuatro claves más para saber si tu perro está bien socializado o no.

1. El perro se adapta bien a su familia humana

El animal debe hacer un gran esfuerzo de adaptación al entorno humano en el que tiene que vivir. Si el proceso de evolución se desarrolla de manera adecuada y sin grandes problemas, tu perro tiene un carácter equilibrado.

2. El perro se relaciona de manera adecuada con otras personas

Un perro bien socializado se relaciona sin problemas con personas de su entorno familiar y con extraños. Para que esto se dé, tu perro debe estar bien educado y disfrutar de bienestar tanto físico como mental. Además, no tiene que pensar que su situación en la jerarquía familiar es la de “aquí mando yo y se hace lo que yo quiero”. Lo que debe hacer es ser capaz de acatar ciertas normas básicas de comportamiento para que puedas tener cierto control sobre él.

3. El perro se relaciona sin problemas con otros animales

Si el perro se relaciona con fluidez y sin estrés con otros animales, sean de su misma especie o no, significa que está bien socializado. Esto favorece el hecho de que la convivencia entre un perro y un animal de otra especie pueda resultar adecuada y sin incidentes.

4. El perro no tiene problemas ante la ausencia de sus dueños

En este sentido, el perro debe ser capaz de asumir la ausencia momentánea de sus dueños, consiguiendo que el hecho de que las personas con las que vive no estén en casa no se convierta en un motivo de estrés para el can.

Después de leer estas claves acerca de la socialización canina, ¿crees que tu perro disfruta de un buen equilibrio en su proceso social?

Por |abril 22nd, 2015|Adiestramiento, Aprendizaje, Perros, Socialización|0 comentarios

Ventajas de llevarte el perro al trabajo

¿Conoces la cultura “dog friendly”?  Los americanos nos llevan bastante tiempo de ventaja en esto de que tu perro vaya contigo al trabajo. Generalmente, en muchos países occidentales entre los que no se encuentra España, la cultura del perro tiene una visión totalmente distinta a la que hay en nuestro país: los perros pueden entrar casi a cualquier parte siempre y cuando se respeten una serie de códigos de conducta e higiene.

Es por eso por lo que muchas empresas americanas y cada vez más también europeas se han apuntado a los beneficios de llevarte el perro al trabajo. Grandes marcas como Google o Amazon tienen una política muy clara acerca de las mascotas: “el afecto de Google hacia nuestros amigos caninos es parte integral de nuestra cultura corporativa. Nos gustan los gatos pero somos una empresa perruna así que, por lo general, los gatos que visiten nuestras oficinas podrían sentirse un tanto estresados.”

Esto hace entender la siguiente estadística: se calcula que en EEUU, 1.4 millones de personas van al trabajo con sus mascotas, lo que quiere decir que 2.3 millones de perros acompañan a sus humanos todos los días al trabajo, según un informe de la American Pet Products Association del 2011. En España, las empresas “dog friendly” se pueden contar con los dedos de la mano, aunque esta cifra va en aumento poco a poco, algo de lo que nos alegramos enormemente en Grupo Yaakun.

¿Por qué? Porque trabajamos a diario con perros y sabemos los increíbles beneficios que un can te puede aportar en tu jornada laboral. Entre ellos, podemos destacar los siguientes:

  • se reduce considerablemente la ansiedad y el estrés ( y no sólo de sus dueños, también del resto)
  • al jugar con ellos y acariciarlos, estás ayudando a regular tu tensión arterial
  • fomenta la creatividad así como la buena relación entre los compañeros
  • produce una mayor satisfacción laboral, algo que puede traducirse en mayor productividad.

Por descontado, genera una increíble alegría a los propios perros al no quedarse solos, estar cerca de sus humanos e interactuar con otros de su misma especie. Desde Grupo Yaakun apoyamos este tipo de iniciativas y te animamos a que incluyas en tu empresa la cultura del “dog friendly”. Porque al final, ¡todos saldréis ganando!

Fotografía de: schnauzi.com

Fuente: Sr Perro

Por |abril 15th, 2015|Noticias, Perros|0 comentarios

Terapias naturales: Reiki para animales

Cada vez son más los especialistas en la terapia del Reiki aplicado en los animales ya que, al igual que pasa con las personas, ofrece resultados muy positivos y además es una técnica que no tiene efectos secundarios.

Pero empecemos por el principio. ¿Qué es el Reiki? Es un método de sanación energético que se basa en la imposición de manos en los diferentes chackras  (zonas energéticas del cuerpo) para canalizar la energía y equilibrarla, restableciendo así el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual del animal o de la persona.

Los animales, por su condición, asimilan mucho más rápido la energía debido a que ellos no generan juicios de valor ni pensamientos. Los perros, por su situación de animales domésticos, están fuera de su hábitat natural por lo que dependen única y exclusivamente de los humanos, de que nosotros les ayudemos a desarrollarse y a no tener carencias o desequilibrios.

Por eso, en momentos de dificultad para el perro, utilizar esta terapia es una manera de conseguir beneficios saludables para nuestra mascota y también para nosotros. ¿Por qué? Los animales, al igual que los humanos, tienen sentimientos y emociones, es decir, les afecta todo aquello que ocurre en su entorno. Cualquier desequilibrio que exista en el lugar en el que viven y se desarrollan puede desestabilizarles física, psicológica y emocionalmente, favoreciendo comportamientos de agresividad, ansiedad, traumas, bloqueos emocionales o miedos. En este sentido, el Reiki proporciona bienestar y sanación del cuerpo al reestablecer el flujo de la energía a lo largo de los siete chakras, fortaleciendo el sistema nervioso e inmunológico del animal.

La duración de las sesiones puede oscilar entre 20 y 45 minutos y se puede aplicar de una a tres veces por semana ya que no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios. Desde Grupo Yaakun te recomendamos que si quieres probar la efectividad de este tipo de terapias naturales en tu perro, lo hagas siempre de la mano de un profesional cualificado para ello.

También es importante que si se va a llevar un trabajo de reequilibrio con el perro, se trabaje el equilibrio de su líder ya que nuestras mascotas son muy sensibles al estado en el que se encuentra su mentor. Las sesiones de Reiki para animales pueden proporcionar a tu perro el balance que necesita su cuerpo a través de la energía vital así que si estás interesado en probar, no lo dudes. ¡Estaremos encantados de que nos cuentes los resultados!

Por |abril 8th, 2015|Noticias, Perros, Servicios, Terapias naturales|2 Comentarios

Cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades fuera de casa

El control de la conducta higiénica cuando tenemos un perro puede convertirse en una tarea complicada para los humanos en el proceso de educar a nuestra mascota. Pero, ¡que no cunda el pánico! Desde Grupo Yaakun te queremos dar algunos trucos que te van a ayudar en el proceso de enseñar a nuestro a amigo a hacer sus necesidades en el lugar que tú hayas decidido: en esta ocasión, fuera de casa.

Lo primero que debes saber es que los perros tienen por costumbre hacer sus necesidades después de una siesta, después de jugar o bien después de comer y beber. Por tanto, vamos a aprovechar ese momento para sacarlo de paseo a la calle. Si tu perro es un cachorro o está ya en edad adulta, no importa. El aprendizaje va a ser el mismo en ambos casos.

¿Cómo podemos ayudarles a que el proceso de aprendizaje para hacer pipi y caca fuera de casa sea más rápido? Coge papel y lápiz y apunta las siguientes pautas:

  1. Sácalo a la calle todas las veces que puedas ya que si aún no hace pis y caca fuera de casa, no podrá aguantarse mucho tiempo. Si le das la oportunidad de que haga sus necesidades en la calle, su proceso de aprendizaje será mucho más rápido.
  1. Una vez haya hecho sus necesidades fuera, no vuelvas inmediatamente a casa. ¿Por qué? Para los perros salir de paseo es un placer y si el paseo termina una vez ha hecho sus necesidades, el perro lo va a relacionar e intentará aguantarse para hacer más largo su paseo y, seguramente, acabará haciendo pis y caca en casa.

grupo-yaakun-educar-perros-orina2

  1. No castigar ni corregir cuando haga sus necesidades donde no debe. Lo mejor es no reprimir esta conducta ya que lo único que te puede traer la riña o el castigo son problemas de estrés y mal comportamiento.  Los perros no saben distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, así que si le riñes o le castigas cuando hace pis o caca dentro de casa lo va a interpretar como que no te gusta que haga sus necesidades, así que las hará cuando no estés cerca, lo que dificultará que las haga estando en la calle ya que seguramente tú estarás con él. Lo mejor es decirle “no” de manera suave y llevarlo a un sitio donde pueda estar un tiempo sin moverse.
  1. Es importante que crees una rutina y un horario de paseos y de comidas para que el perro pueda acostumbrarse a ello y así aprender a seguir un ritmo equilibrado en su día a día.
  1. Lleva siempre contigo alguna golosina o comida que le guste mucho para premiarlo, pero no lo hagas hasta que no acabe de hacer pipi o caca ya que si lo haces, puede que le cortes y se quede a medias. Cuando haya finalizado, felicítalo con un “muy bien” o un “bien hecho” y luego dale la recompensa.
  1. Mucha paciencia, mucha calma y sobretodo, ¡una fregona siempre cerca!

Crear el buen hábito de la higiene lleva tiempo y paciencia pero con estas pautas y reforzando la conducta positiva, puedes crear el hábito y restablecer así el equilibrio emocional y la salud de tu perro. Y además, podrás disfrutar más de su compañía.