daily-grupo-yaakun
 

No se trata sólo de si mueven o no la cola. Científicos japoneses detectaron pequeños movimientos que revelan su estado de ánimo.

Científicos japoneses, que realizan un estudio sobre comportamiento animal, descubrieron que los perros tienen movimientos específicos que pueden revelar qué están sintiendo exactamente cuando ven algo o a alguien.

Usando cámaras de alta velocidad, los investigadores lograron detectar pequeñas “expresiones faciales” que los canes hacen cuando, por ejemplo, ven a sus amos o se encuentran con un desconocido por primera vez.

Según lograron establecer, cuando ven a su dueño los perros tienden a mover la ceja izquierda hacia arriba por media fracción de segundo.

En cambio, cuando miran a alguien que nunca había visto, echan su oreja izquierda un poco hacia atrás.

Y las expresiones caninas no se limitan sólo a las personas, también las tienen para objetos que no les gustan. Cuando ven un cortaúñas, por ejemplo, los animales mueven su oreja derecha.

Miho Nagasawa, investigador del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad Azabu, en Sagamihara, Japón, dijo que es “las orejas de los perros tienen características prominentes que usan para transmitir expresiones emocionales, pero nuestros resultados sugieren que usan esos movimientos de manera casi imperceptible con personas que no conocen”.

Al contrario, el movimiento de las cejas es evidente y lo utilizan al ver a sus dueños.

El estudio se realizó con 12 perros que entraban a una sala dividida con tabiques y cortinas. Estas últimas se abrían brevemente para dejarlos ver lo que había al otro lado.

En las caras de los perros se colocaron etiquetas de colores para que una cámara de alta velocidad rastreara con precisión sus movimientos faciales al mostrarles a sus amos, a un extraño, un juguete o un artículo no muy agradable para ellos.

Ver el vídeo publicado por Daily Mail

El estudio detectó que los perros mueven sus cejas hacia arriba cuando ven a alguien, pero mucho más, y especialmente la del lado izquierdo, cuando se trataba de su dueño.

Los investigadores plantean que estos cambios sutiles en diferentes lados de la cara son un reflejo de la actividad del cerebro en las partes clave que controlan las emociones.

En la reacción también -dice el estudio- hay emociones en conflicto, como la alegría de ver al dueño y la tristeza de no poder llegar a ellos.

Nagasawa concluyó también que la relación de “propiedad (con el animal) es un factor social importante para los perros, lo que sugiere que las relaciones de unión hombre-perro tienen una base biológica”.

“Los cánidos son muy sociables y se comunican con una abundante variedad de expresiones faciales (…) Estos métodos de comunicación pueden desempeñar un papel importante en la comunicación con los seres humanos”, sostuvo.

Según publica el diario The Telegraph, este estudio se suma a otro realizado a principios de año que estableció que buena parte de los dueños de mascotas son capaces de detectar emociones a través de las expresiones faciales de sus mascotas.

La psicóloga Tina Bloom, de la Universidad de Walden, en Minneapolis, encontró que incluso personas con una mínima experiencia con perros pueden detectar expresiones de felicidad, tristeza, sorpresa y miedo.

Su estudio plantea que los seres humanos han logrado desarrollar una empatía natural con los perros después de evolucionar juntos durante miles de años.

Artículo realizado por 24HORAS.CL