Perros rehabilitadores: los mejores líderes de la comunicación canina

Seguro que no es la primera vez que has escuchado hablar de terapias para rehabilitar perros que han sufrido algún tipo de circunstancia difícil, ya sea desde un enfoque psicológico o físico. Pero más allá de eso, existe todo un mundo por descubrir, un mundo donde los auténticos maestros de la comunicación canina son ellos, los propios perros, denominados por Grupo Yaakun como perros rehabilitadores.

Estos animales cumplen una función muy importante en el proceso de rehabilitación de otro individuo de su misma especie ya que a través de la expresión son capaces de ofrecer al otro la posibilidad de sentirse mejor. Esto lo consiguen gracias a que enseñan una educación emocional basada en comunicar respeto a través de diferentes tipos de interacciones sociales.

 

Nadie puede ser tan efectivo corrigiendo y ayudando a otros como un miembro de su misma especie.

 

Cualidades de un perro rehabilitador

Un perro rehabilitador está entrenado para saber qué hacer en cada momento, cómo comunicar y actuar con cada individuo y en qué medida hacerlo. Aunque todos los perros tienen un gran potencial para este fin, sólo los más equilibrados y con un amplio abanico de señales en la comunicación son los que resaltan para esta función.

Entre las cualidades más importantes que estos animales desarrollan cabe destacar el despertar en otros canes motivaciones que tenían dormidas como puede ser el juego social, corregir comportamientos agresivos exagerados, calmar a otros perros demasiado excitados o estresados, apaciguar tensiones, dar seguridad a perros miedosos, animar a los extrovertidos, fomentar la curiosidad y la exploración hacia otros estímulos, mejorar la autoestima, etc…

Además de esto, otras características que podemos destacar de ellos son: equilibrio en sus conductas, seguridad, paciencia, firmeza, elasticidad para tratar con individuos en conductas similares, observación de la situación y del entorno, cooperación con otros perros y con el entrenador canino, motivación de querer mostrar y enseñar, paz interior, amor, comprensión, empatía y una amplia gama de recursos sociales corporales y emotivos.

Pero un perro rehabilitador también puede formarse, sobretodo, para trabajar en equipo con el entrenador canino bajo el mando de éste y bajo sus indicaciones, sin hacer caso a su instinto animal o a la forma en la que él manejaría dicha situación, aceptando que debe obedecer ciertas órdenes en algún momento para facilitar la interacción.

 

el-gran-cazador-de-señales-grupo-yaakun

 

 

¿Qué tipo de sesiones se pueden hacer con un perro rehabilitador?

A la hora de trabajar con estos perros, podemos hacerlo planteando dos tipos de sesiones: una conocida como “natural” y otra denominada “artificial”. En una sesión natural son los perros los que realizan el trabajo sin ninguna indicación, orden ni actuación inicial por parte del entrenador canino, cuya presencia en esa sesión es de mero observador, aprendiendo de los verdaderos maestros, guiando y acompañando la situación por si surge un conflicto entre dos perros o cualquier otro contratiempo.

En una sesión artificial, se combina la natural con algunas órdenes que previamente los entrenadores caninos han trabajado con sus perros. Por ejemplo, que el perro rehabilitador se quede en posición tumbado o sentado mientras el perro en tratamiento y su guía realizan un acercamiento con señales de apaciguamiento o calma en sus movimientos.

Un perro rehabilitador puede sorprendernos con conductas nuevas durante toda su vida, incluso puede llegar a parecer que no logramos conocerlo por completo. Esto, en parte, es debido a que desarrollan, aprenden y prueban diferentes estrategias, movimientos y juegos gracias a su gran poder de comunicación y a su capacidad de observación, su captación de microseñales, energías y su poderosa actividad mental y emocional.

 

Un perro rehabilitador está entrenado para saber qué hacer en cada momento, cómo comunicar y actuar con cada individuo y en qué medida hacerlo.

 

No será la primera ni la última vez que un perro nos dé una lección de humildad así que no lo dudes. En situaciones donde se requiere un trabajo de recuperación de un animal, nadie puede ser tan efectivo corrigiendo y ayudando a otros como un miembro de su misma especie.

Si quieres conocer las habilidades de tu perro como gran comunicador y rehabilitador no dudes en ponerte en contacto con Grupo Yaakun. Te ayudaremos a evaluar y a interpretar mejor sus conductas.

Por |octubre 21st, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

Entrevistamos a José Antonio Mézlau, líder de Grupo Yaakun

¿Quieres saber quién es el alma mater de Grupo Yaakun? ¿Qué piensa? ¿Qué le hace sentir? Le hemos entrevistado entre clase y clase y nos ha dicho esto. ¡Que lo disfrutes!

 

P: ¿Cómo te sientes con la respuesta de la gente ante la formación que ofrece Grupo Yaakun y la metodología del ECE que has creado?

R: Es un momento muy especial para mí y estoy muy contento y orgulloso por la respuesta que estoy encontrando. Es muy favorable y estamos teniendo muchas peticiones por parte de la gente que quiere formarse. El 3 de octubre comenzamos la segunda certificación de entrenadores caninos a través del curso de “El poder de la comunicación” y hemos conseguido llenar todas las matrículas. Mi principal preocupación era si esta nueva apuesta formativa iba a ser aceptada por la gente y mi sorpresa es que tenemos muchos seguidores que se identifican con nuestro método de entrenamiento canino y filosofía de vida.

 

P: Como formador, ¿qué crees que le falta a la profesión de entrenador canino actualmente?

R: Soy una persona amante de la formación. Siempre busco la posibilidad de hacer algún curso que me enriquezca y que me pueda aportar algo diferente para ir actualizando las formaciones que yo imparto. Desde mi perspectiva y mi forma de ver la vida, la formación debe ser dinámica, enérgica, rica en conceptos, divertida, intensa y llena de experiencias que te aporten saber hacer y una nueva conciencia. Nuestros alumnos dicen que no pensaban que se podía aprender tanto, con tanta intensidad y encima divirtiéndose.

Por |octubre 1st, 2015|Formación, Liderazgo, Noticias|0 comentarios

Fomenta tu desarrollo personal: aprende a ser un buen líder

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, un líder es la “persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientadora”. Pero no todos entendemos lo mismo por . Para algunos significa mandar; para otros influir. Otros lo entienden como guiar o, incluso, acompañar. Sin embargo, la palabra clave para definir a un líder es “seguir”.

Para llegar a ser un buen líder no hay una receta mágica donde estén las claves de un éxito asegurado de por vida. Uno puede ser muy bueno y haber nacido con unas cualidades y habilidades innatas para la dirección de empresas, la motivación de equipos o la enseñanza, pero el líder no sólo tiene que nacer sino que también tiene que hacerse.

Los ingredientes para el liderazgo podrían ser éstos: carisma, capacidad de escucha, visión de futuro para saber generar cambios, autocrítica, buena organización, motivación y coordinación de grupos.

Pero ejercer un verdadero liderazgo implica que la gente acepte seguir a ese líder porque cree en él, en sus sueños, en sus palabras y en su visión del mundo pero también en sus capacidades y en su moral. Le sigue porque se identifica con sus ideas, considerándolas buenas para su vida también. Genera fe en los demás porque la manera en cómo conduce su vida trae como consecuencia que otros encuentren ahí una fuente de inspiración para su propia existencia.  El verdadero líder crea seguidores y no personas sumisas. El buen líder convence a la gente; no los vence.

Por |septiembre 23rd, 2015|Liderazgo|0 comentarios

Comunicación no verbal: cómo entenderse con los perros

Como ya os contamos en artículos anteriores, una de las profesiones del futuro está relacionada con el entrenamiento canino, pero para ser un buen entrenador es fundamental conocer el lenguaje de los perros.

Los perros son muy buenos comunicadores y al igual que hacemos nosotros, transmiten sus estados de ánimo y emociones a través de su cuerpo y de su voz, representada a través de los ladridos. Si queremos empezar a comunicarnos con un perro, tenemos que aprender a observarle y abrir la mente.

¿Y qué podemos entender de su comunicación? Sus gruñidos nos indican mucha información sobre su estado de ánimo ya que pueden expresar miedo o enfado. Los aullidos indican soledad y una forma de convocar a la manada, algo que han adquirido de sus antepasados, los lobos. Los quejidos pueden revelar dolor físico o nerviosismo. Cuando un perro enseña los dientes quiere decir algo así como: “estoy muy enfadado. Por tu bien, más vale que te alejes.” Si levanta la pata significa “dame algo” o bien “no te preocupes, haré lo que digas“.

Los gemidos en un animal adulto denotan miedo, malestar o una forma de demandar algo, normalmente atención. En cuanto a los ladridos, cuando son agudos e irregulares, muestran duda. Pero si el perro está relajado, los ladridos transmiten alegría. Si rasca el suelo con la pata sin llegar a escarbar, también quiere llamar la atención porque demanda algo. El lamido es la forma de expresar un profundo amor y amistad. Si un perro te lame, te reconoce como líder de la manada. Si se tumba boca arriba, muestra confianza y busca juegos y caricias.

Por |septiembre 18th, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

Entrenador canino: una de las profesiones del futuro

¿No te has fijado que últimamente, mientras vas por la calle, hay muchas más personas paseando con su perro que hace 10 años? Si no te has dado cuenta te lo confirmamos nosotros: la tendencia de tener una mascota, la mayoría de veces canina, no deja de crecer.

Entre 2013 y 2014, las búsquedas en Internet de servicios relacionados con el mundo animal han aumentado hasta en un 30%, haciendo que el sector de las mascotas crezca cada día más. Los usuarios ya no quieren cualquier cosa para sus perros, quieren lo mejor y por eso demandan servicios de calidad que cubran las necesidades de alimentación, educación y salud que precisa cualquier animal de compañía.

Y es aquí donde juega un papel fundamental la figura del entrenador canino. ¿Por qué? Ahora ya no se adiestra solamente a perros de trabajo. Los perros se han convertido en una parte fundamental de nuestras vidas y tanto es así que haríamos cualquier cosa por ellos. Si tienen miedos y fobias o necesitan corregir algún tipo de desequilibrio en su comportamiento, la solución va a ser recurrir a un entrenador canino, aunque no todos los profesores perrunos valen. Es normal que no sepamos cómo educar a nuestro cachorro si nunca antes hemos tenido una mascota, así que recurrir a un profesional también en estos casos es altamente recomendable para evitar problemas en el futuro.

adiestramiento-canino

 

La formación que recibas va a ser muy importante para que desarrolles este tipo de trabajo de una manera adecuada, siempre aportando valor a todos aquellos que confíen en ti para solucionar el problema en cuestión. Recuerda que un perro no es un robot y el camino de su entrenamiento no es cosa de magia. Formación, trabajo y dedicación son tres pilares fundamentales en esta profesión ya que no sólo tendrás que ayudar al perro, sino también a las personas que viven con él, enseñándoles a continuar con su educación diariamente.

Por |septiembre 14th, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

Adiestramiento en positivo: utilizar el clicker

El adiestramiento en positivo es una tendencia de adiestramiento que cada vez más es utilizada por entrenadores y adiestradores caninos. Se caracteriza principalmente por premiar siempre que haya conductas positivas y que el perro obedezca una orden, reforzando este comportamiento y restándole importancia así a la no obediencia de nuestra mascota.

Un buen método que se puede aplicar en este tipo de adiestramiento es el del adiestramiento con clicker, que se basa principalmente en fusionar el condicionamiento clásico y el operante. ¿Qué quiere decir esto? Primero tendrás que conseguir que tu perro relacione el click del clicker, una cajita que hace “click” cuando la aprietas, con comida o con alguna cosa que le motive.

Una vez conseguido esto, pasamos  al condicionamiento operante. Cada vez que le enseñes algo nuevo y lo repita, aprieta el clicker y a continuación, prémiale. En caso contrario, ni click ni premio para que él tenga claro lo que le estás queriendo transmitir.

Puedes empezar con órdenes fáciles como sentarse o tumbarse y poco a poco ir añadiendo dificultad. Conforme vayas practicando y tu perro relacione el click con una serie de conductas, no será necesario que le premies. Eso sí, recompénsale inmediatamente después de que haya obedecido a tu orden ya que de lo contrario estarás reforzando otras conductas. El objetivo de esta manera de adiestrar es conseguir un perro más obediente, seguro y equilibrado y mejorar también nuestra relación con él.

El adiestramiento con clicker no encuentra desventajas si se realiza de manera adecuada y con profundidad, ya que la confianza y el aprendizaje mecanizado son objetivos que se consiguen a largo plazo, independientemente del tipo de adiestramiento que utilices.

Imagen: taringa.net

Por |agosto 5th, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

7 consejos para bañar a tu perro

Bien es cierto que respecto a este tema hay un poco de discordia: hay expertos que coinciden en que no es recomendable bañar a los perros ya que su olor crea su identidad y además, es su medio de comunicación y hay especialistas que creen que de vez en cuando, una ducha perruna no viene nada mal, sobretodo cuando los perros están domesticados.

Como en casi todas las cosas, en el equilibrio está la clave. Entendemos que te guste convivir en un ambiente limpio y agradable, y que tu amigo peludo huela bien siempre ayuda. Pero antes de someterle a una ducha refrescante en esta época de calor, apunta estos consejos.

Sí al baño pero con precaución

Para no disminuir las defensas de la piel del animal ni reducir la grasa que le da al pelo lubricación y sedosidad, los baños deben ser regulares pero espaciados en el tiempo. Ten en cuenta que aunque esté bien seco, la humedad permanece en el perro durante un par de días. 

Antes de la ducha

Cepilla y peina bien a tu amigo perruno antes de meterlo en la bañera, sobretodo si es de pelo largo.

Cuidado con el agua

Es importante que tengas en cuenta la temperatura del agua antes de meterlo dentro. Intenta que esté tibia para evitar quemaduras y resfriados. 

El champú

Cuando vayas a comprar el champú, seguramente te vuelvas loco entre tanta opción. Lo mejor es que sea neutro ya que así ayudarás al PH de la piel de tu perro. Una vez lo hayas mojado, aplícale el champú primero por el lomo y después por las patas. Deja la cabeza para el final.

La cabeza, lo último

Es muy importante que el jabón no le entre ni en los ojos ni en los oídos para evitar futuras infecciones o dolencias. Una opción es tapar sus oídos con algodón mientras dura el baño.

Enjuágalo a conciencia

Una vez esté todo enjabonado, enjuágalo echándole el agua de adelante hacia atrás para evitar que queden restos de champú en la piel, algo que puede provocarle problemas de salud.

Sécalo bien después de la ducha

Éste es quizás el paso más a tener en cuenta de todos. Sécale la piel primero con una toalla siempre en sentido descendente y de manera suave. A continuación, lo más efectivo es utilizar un secador para eliminar la humedad lo máximo posible. Intenta acostumbrarlo a esto desde pequeño ya que puede ser que el ruido le asuste. En este paso, evita tirar aire caliente dentro de sus oídos. Una vez hecho esto, cepíllalo bien y dale un premio. Seguramente, tu amigo peludo te lo agradecerá.

 

Foto de: www.supercachorros.org

Por |julio 22nd, 2015|Salud canina|0 comentarios