Las emociones Humanas vistas por un perro – Antonio Paniagua

antonio-paniagua-grupo-yaakun
 
«He ahuyentado al pedante y al pretencioso que pudiera haber en mí», asegura. El escritor Fernando Delgado se sirve de la voz de un can para las reflexiones recogidas en su última novela. Abajo el escritor Fernando Delgado con sus perro.

El escritor Fernando Delgado quiso hacer un libro para niños y le ha salido una novela que habla de la amistad y del amor desinteresado y generoso. ‘Me llamo Lucas y no soy perro’ (Planeta) es el título de su última obra, en la que busca sacudir el espíritu aletargado de los que no han querido nunca a un animal. Delgado hace suyo el hermoso adagio de Anatole France, quien aseveró: «Hasta que no hayas amado a un animal una parte del alma permanecerá dormida». Desde Cervantes a Paul Auster, son muchos los escritores que han dado voz a los perros para aportar una versión diferente de la realidad y de la condición humana. Fernando Delgado se apunta a esa tradición, que ha aportado a la historia de la literatura obras imperecederas como ‘Flush’, de Virginia Woolf, un libro que adora el novelista canario.

El escritor Fernando Delgado quiso hacer un libro para niños y le ha salido una novela que habla de la amistad y del amor desinteresado y generoso. ‘Me llamo Lucas y no soy perro’ (Planeta) es el título de su última obra, en la que busca sacudir el espíritu aletargado de los que no han querido nunca a un animal. Delgado hace suyo el hermoso adagio de Anatole France, quien aseveró: «Hasta que no hayas amado a un animal una parte del alma permanecerá dormida». Desde Cervantes a Paul Auster, son muchos los escritores que han dado voz a los perros para aportar una versión diferente de la realidad y de la condición humana. Fernando Delgado se apunta a esa tradición, que ha aportado a la historia de la literatura obras imperecederas como ‘Flush’, de Virginia Woolf, un libro que adora el novelista canario.

Delgado firma un título en que hace hablar a un perro, Lucas, que curiosamente se llama igual que su mascota en la vida real. «La voz del perro me ha llevado a la sencillez en la expresión, con lo cual he ahuyentado al pedante o al pretencioso que podía haber dentro de mí», argumenta el prosista.

Pese a que Delgado se ha puesto en la piel de un perro, el escritor vuelve a incidir en una de sus obsesiones más humanas y recurrentes, como el asunto de la identidad. «Los personajes que viven en torno al perro son gente que ambiciona ser otra cosa, o que no están contentos con lo que son. El perro, en cambio, como no puede cambiar su destino, se somete a él, y de esta manera se salva de todas esas pretensiones».

El escritor es dueño de un perro y cultiva la amistad de otros que han decidido acoger a un can como mascota, aunque esta palabra disgustara mucho a José Saramago, un enorme escritor que idolatraba a los chuchos.

Su libro se abre con una larga dedicatoria a colegas de letras que no pueden vivir sin la compañía de estos mamíferos de fino olfato. Entre ellos ocupa un lugar preeminente Elvira Lindo, dueña de ‘Lolita’, una perra que aparece como personaje secundario en uno de los libros en que la escritora retrató la ciudad de Nueva York.

Quien llora por la suerte de un perro y se conmueve con sus padecimientos no debe de ser mala persona. Precisamente eso le ocurría al crítico de arte y amigo del narrador Eduardo Westerdahl, quien no reprimió las lágrimas cuando sus perros murieron. Cuenta el novelista que el poeta y Premio Nobel Vicente Aleixandre tenía dos perros bautizados ambos con el nombre de Sirio. Según Claudio Rodríguez, los perros olisqueaban con intuición infalible a los que componían versos mal rimados y ladraban a los malos poetas. Alicia Giménez Bartlett y Ángeles Caso son dos ejemplos de escritoras que aman tanto al género canino que tienen perros.

Silencioso observador

«Con este libro me ha pasado una cosa rara. Me da la sensación de que no es un libro escrito por mí, sino que yo soy un mero transcriptor o un traductor. A veces uno ve en la mirada del perro las cosas que quiere ver. En ese sentido, el animal te presta un gran servicio porque nosotros necesitamos vernos en otros, imaginar para enriquecernos. Incluso para conocernos», arguye el novelista.

¿Son de fiar los chinos, que se echan a la andorga todo bicho con cuatros patas, incluso los que ladran al calor de olla? Fernando Delgado sonríe y pone la mano en el fuego por su perro Lucas. «Él no es xenófobo».

Original, sorprendente y preñada del sentido del humor, la novela pinta a un perro que se convierte en silencioso observador del comportamiento humano. Gracias a los ojos del perro Lucas, el autor escudriña emociones netamente humanas, como el amor y el desamor, el buen trato y el malo, el confort y la pobreza.

Hay perros fieros sí, pero son la mayoría los que sufren la crueldad de sus dueños. «Hace poco he recogido en medio del campo una perra apaleada y moribunda recién acabada la temporada de caza. Ya no era útil y sus amos, en lugar de desprenderse de ella, la apalearon brutalmente. Supongo que aquella criatura no tuvo capacidad de rebelarse contra su amo».

Es difícil saber qué ocurrirían si algún día los perros se sublevaran contra la mano que les da de comer. Fernando Delgado lo ve difícil, aunque motivos para una hipotética insurrección no faltan. El hombre es voluble y sañudo. A los que mean en las farolas les adornan virtudes muy distintas. «Son muy resignados, muy pacientes y muy dóciles, demasiado dóciles. Rara vez se rebelan contra sus amos».


Articulo www.laverdad.es:
Escrito por ANTONIO PANIAGUA – Madrid – 07.07.13

Por |agosto 5th, 2014|Uncategorized|0 comentarios

Vídeo realizado en Grupo Yaakun Valencia – Emotional Contact Training

Tanto Dana Bullterrier como Sam Pastor Aleman y Wili Sarpey son tres perros que reaccionan con agresividad y como veis en el vídeo están respondiendo favorablemente a su rehabilitación.
Espero que estas imágenes os animen como guías a Germán – Mª Jose a Pascual y Merche y que sigáis confiando tanto en vuestros perros como en su entrenamiento de contacto emocional.
Un fuerte abrazo chicos.
 

Por |agosto 5th, 2014|Artículos|0 comentarios

Agresiones constantes o simple estrés

Son muchos los casos que llegan a nuestro centro sobre perros con niveles de agresividad bastante elevado. Pongamos que uno se llamaba Bobi. Con todo el cariño recibo a sus responsables para tener una primera toma de contacto e indagar un poco y que nos cuenten los principales problemas que tienen con su perro Bobi.

 

A continuación, me hablan de que Bobi es muy agresivo con otros perros, que Bobi ha mordido a su vecino, que sólo le fue a tocar para saludarle, que Bobi no les deja estar en el sofá tranquilos viendo una peli, ya que constantemente les muerde las manos, por no hablar de soltarle, ya que tienen un miedo terrible de que Bobi se escape y le pille un coche.

Dirijo una mirada hacia Bobi y pienso “Macho, donde te has metido”. Acto seguido, por la zona donde manteníamos la entrevista aparece Diva (mi pequeña ratera) que se pasea por delante de nosotros observando al nuevo visitante.

A sus responsables, de repente, se les cambia la cara y exclaman:
– ¡No, no, de ninguna manera!! ¡Bobi es muy agresivo y le va a hacer
daño!! No le gustan los perros…
Yo intento calmar un poco la situación y les digo:
– ¿Alguna vez le habéis dado la oportunidad a Bobi de relacionarse con
otros perros y que os muestre realmente el lenguaje que está intentando
transmitir?
– ¡No! ¡Es imposible! ¡Ya ha mordido a dos perros!!- contestaron.

Opto por coger la correa de Bobi y acercarlo a mi pequeña Diva ,sin transmitirle ningún tipo de tensión e invitándole a conocerla.

Bobi estaba descolocado, mirándome, casi sin saber que hacer. Diva decide dar el primer paso poniéndole el culete con un gran lenguaje de calma y… vualá, Bobi se decidió a oler; tiré la correa en el suelo y listo!

Me animé y gradualmente decidí seguir realizando entrenamiento de contacto con varios de mis perros rehabilitadores, cinco machos y hembras de varios tamaños desde 5 a 60 kg de peso, a los que fui haciéndoles pasar a conocer a Bobi.

La respuesta de sus responsables fue lo mejor; sus caras hablaban por si solas y me decían que, ¡había hecho magia!!

De repente, les había rotos los esquemas que traían cuando entraron por la puerta de mi centro. En cuestión de una hora, su perro ya no era un carnicero y había luz al final del túnel. Y me decían que los tratamientos y correcciones que habían estado siguiendo
eran los de ¡un programa de televisión!!

Concluimos la visita con un pequeño paseo por el campo con todos los perros sueltos y os juro que a Bobi se le veía sonreír con la cara iluminada. Lo estaban manteniendo bajo una coacción que no soportaríamos ninguno de nosotros, no dejando que se comunicara con sus semejantes decidiendo libremente lo que le gusta y lo que no, si le apetecía correr o no…

Por cierto, el paseo lo hicimos sin correa ,totalmente suelto, ¡otro buen truco del mago Max!! Al llegar a casa los responsables de Bobi me llamaron para decirme que había pasado toda la tarde durmiendo y súper relajado.
Esto es una anécdota de los muchos casos que recibo.

Por aquí vienen a visitarnos bastantes chicos como Bobi. Los humanos nos empeñamos en corregir comportamientos, a la vez que buscamos la herramienta perfecta y nos metemos en sistemáticas complicadas, cuando en realidad tenemos la solución delante de nuestras narices a través de la paz y de la empatía. Nuestro amigo Bobi es un perro enérgico al que le gusta jugar con su pelota, dar paseos por el campo, conocer a otros perros, conocer a personas que de vez en cuando le den una deliciosa chuche o salir en bicicleta. Sus responsables humanos tomaron la decisión de no realizar (al menos a menudo) estas actividades porque no se sabía comportar en ningún sitio y se les escapaba si lo soltaban. Pasear con él era un suplicio porque tiraba de la correa, no paraba de ladrar si se cruzaba con perros y solo daban la vuelta a la manzana a ver si hacía caca rápido y volvían a casa, donde no aguardaba ningún peligro.
Sinceramente, ¿como estaríais vosotros si fueseis Bobi? Yo lo tengo claro, ¡haría lo mismo! ¡¡o peor!!
De ahí la importancia de valorar el estrés al que a veces sometemos a nuestros perros. Ellos no quieren mantenerse en ese estado y realmente lo pasan mal, ya que a veces se ven envueltos en situaciones negativas dejándose llevar. Por ello la palabra “Guía” o “Líder” que muchos conocemos, es algo más que el caminar delante de mi perro con la correa, salir antes por las puertas o comer antes que él.

Un verdadero Guía sabe DAR ,y no solo dar comida de alta gama, camas o juguetes, sabe dar estabilidad en el grupo, mantener la PAZ, transmitir cariño cuando un comportamiento es correcto, transmitir decepción cuando un comportamiento es incorrecto, mirar a Bobi a los ojos y decirle:
– Sé que no lo estoy haciendo muy bien contigo pero todo eso va a cambiar,
¿como te encuentras?
Todo esto puede sonar muy ñoño para algunos de vosotros, pero ahí está el problema; mientras no dejemos de mirar desde el ego, del qué pensarán y de lo guays que somos, no sentiremos realmente y conoceremos lo fantástico que es nuestro Bobi, al que dejaremos Ser con sus virtudes y sus defectos.

Porque os aseguro que NADIE es perfecto y tendríamos mas de una vez que hacernos un autoanálisis valorando si, en realidad, somos
personas equilibradas y preparadas para educar a nuestro amigo Bobi sin descargar nuestras frustraciones, inseguridades, miedos… con él, ya que es el único que nos aguantaría porque no le queda mas remedio.

Por tanto, hagámosle la vida mas agradable y preocupémonos más por su estado emocional, dejando en segundo plano sistemas, herramientas, súper adiestradores, programas televisivos y muchas otras cosas que realmente están vacías. Dejad que hable vuestra conciencia.

Articulo por: Max González (Grupo Yaakun)

Por |agosto 5th, 2014|Artículos|0 comentarios

Seminario con Maren Teien – Campeona del Mundo de OCI

maren-grupo-yaakun
 
Este fin de semana nos visito Maren Teien, Campeona del Mundo de la modalidad de OCI. En este breve artículo os dejamos unas fotos y el enlace al blog de esta gran profesional del mundo canino.

Valencia en Grupo yaakun-Tutonka, Valencia, Spain, SEMINARIO DE OBEDIENCIA DE ALTA COMPETICIÓN CON MAREN TEIEN

Blog de Maren Teien

Ver álbum de fotos en Flickr

 

Por |agosto 5th, 2014|Artículos|0 comentarios

Artículo realizado por la revista El Mundo del Perro – Las Emociones de nuestros perros en un mundo humano

mundo-perro-grupo-yaakun
 
Los días 8 y 9 de diciembre el Grupo Yaakun organizó en Ibiza, de la mano de Carlos Lleo y del director técnico fundador del grupo y ponente, José Antonio Gómez, el seminario “Las emociones de los perros en el mundo humano”.
 
mundo-perro-grupo-yaakun02
 
El sábado por la mañana una treintena de personas se reunieron en el jardín de una finca para escuchar al animador. A través de ejemplos precisos e intercambios constantes, José Antonio menciona algunos valores fundamentales respecto a la relación entre el perro y su guía, su propietario, he aquí lo esencial:

  • El perro es el espejo del hombre.
  • Su guía debe, por lo tanto, mostrar una actitud positiva y serena.
  • Por esto, debe, en todo momento, canalizar sus emociones con el fin de no transmitírselas a su perro.

Fue muy interesante volver a escuchar que el propietario tiene la misión de enseñar y que lo debe hacer en un cuadro armonioso. En ningún caso se trata de controlar al perro ni de crear conflictos.

METERNOS EN LA PIEL DEL PERRO

Acto seguido José Antonio propuso a cada uno vivir una experiencia única: Nos permitió penetrar durante unos minutos en el cuerpo y la mente de un perro de nuestra elección, de colocar nuestras piernas en sus patas traseras, nuestros brazos en sus patas de delante, nuestra cabeza en la suya y de visualizar de esta forma lo que esta nueva identidad ve, siente, hace o no. Fue una experiencia maravillosa, puesto que no sólo permitió enumerar las necesidades en lasemociones de la vida compleja de nuestros perros, sino que también dio la palabra a cada uno de nosotros, una palabra a la vez divertida y emotiva.
 
mundo-perro-grupo-yaakun03
 
Artículo realizado por El Mundo del perro – Ver artículo
Texto: Carlos Lleo, Pascale Henry y Abraham Barroso
Fotos: Carlos Lleo

Por |agosto 5th, 2014|Artículos|0 comentarios

Entrevista a Max González – Grupo Yaakun Mallorca por IB3Tv

IB3Tv-grupo-yaakun
 
Per fer front a les bandes de lladres, molts propietaris d’habitatges situats als pobles de Mallorca hi han augmentat les mesures de vigilància.
IB3Tv-grupo-yaakun02
La venda de sistemes d’alarma ha crescut un 30 per cent els darrers tres mesos i de cada vegada n’hi ha més que tenen un ca per sentir-se més protegits.

Ver vídeo

Fuente: http://ib3tv.com/

Por |agosto 5th, 2014|Artículos|0 comentarios

Seminario Las emociones de nuestros perros en un mundo humano – Ibiza Entrevista a Jose Antonio por Diario de Ibiza

diario-ibiza-grupa-yaakun
 

“Seminario Las emociones de nuestros perros en un mundo humano realizado en Ibiza”
Entrevista realizada por el Diario de Ibiza y publicada en diariodeibiza.es

El fundador del grupo Yaakun imparte en Ibiza un taller sobre emociones organizado por Carles Lleó al que asisten 25 personas
José Antonio Gómez, de 38 años, no consiguió que sus padres le compraran su primer perro hasta que tuvo doce años. Antes de eso metió en casa gallinas, lagartos y cuanto animal encontró. Pero quería un perro. En estos momentos, el adiestrador, que ayer y hoy ofrece en la isla un taller sobre emociones y canes, tiene diez de estos animales. «No son muchos, hay gente que tiene más», reflexiona.

José Antonio Gómez supo pronto que quería dedicar su vida a trabajar con perros. A los 17 años descubrió el adiestramiento deportivo, después trabajó en el Ejército (entrenamiento de perros con explosivos, drogas, ataque, protección). Hace casi 19 años que se dedica a trabajar con perros. «Ahora empiezo a entender esto», comenta en el descanso de la sesión teórica del taller, organizado por el también adiestrador Carlos Lleó, que finaliza hoy con un paseo por el campo en el que participarán los 25 asistentes al curso. Y sus perros, obviamente.

¿Los perros nos entienden?

Los perros nos entienden más emocionalmente que conductualmente. Son capaces de intuir lo que sentimos o pensamos. Se anticipan sobre lo que les vamos a pedir o a hacer con ellos. Haces un movimiento porque quieres sacarlo a pasear y empiezan a excitarse, te miran profundamente o dan algún salto para meterte prisa porque se quieren ir. Tienen una capacidad muy desarrollada de percibir las señales que el entorno les ofrece y en base a esa información responden conductual y emocionalmente.

¿Cómo controlamos eso?

Una de las bases es mejorar la relación con los perros a través de nuestro conocimiento. Si nos conocemos mejor a nosotros mismos, nos comunicamos mejor con nuestro perro. Debemos ser conscientes de que tenemos fallos, carencias, déficits y necesidades. No nos damos cuenta de que lo adquirido durante el día (estrés, infelicidad, mal humor, desacuerdo, frustración) salpica a los demás. No solo a tu perro. A tu pareja, a tu hermano, a tu amigo, a tus padres€ Intentamos, más que enseñar procedimientos de modificación de conducta para nuestros perros, hacer ver que los propietarios de perro tenemos que ser conscientes de que tenemos carencias y problemas que no permiten mejorar la calidad de vida de nuestros perros y la nuestra.

Mucha gente trata a sus perros como si fueran personas.

Para las personas es fácil entender al perro desde la mente humana. Los perros se comunican con la emoción y la expresión corporal, facial, con gestos, con señales ligadas a una carga emocional. Si no somos conscientes de ell0, puede que no le comprendamos correctamente. Tendemos a traducir lo que hacen al lenguaje humano. Esto es como aprender inglés. Puedes hacerlo traduciendo al español pero el buen profesor te dirá: «No traduzcas, pierdes tiempo y no lo entenderás del todo». Con nuestros perros tenemos que hablar más en su idioma.

¿Eso qué significa?

Para nosotros es más fácil interpretar todo desde el ser humano. Llegas a casa y se ha hecho pis y te mira con ojitos y piensas que es culpabilidad. Esas traducciones no tienen ningún sentido. En realidad te está diciendo: «Cálmate, no entres nervioso, solo quiero saludarte». Pero los humanos pensamos: «Mira cómo sabe lo que ha hecho porque me está mostrando una señal de culpa». La gente cree que un perro se siente culpable a las seis de la tarde, cuando llega, porque te ha roto un jarrón a las diez de la mañana y que incluso lo hacen adrede porque lo han dejado solo.

¿Qué hacemos?

El ser humano debe aprender a gestionar su presente a través de un lenguaje de calma, como hacen ellos, que lo único que buscan es paz, tranquilidad, seguridad y comodidad. Nosotros hacemos lo mismo pero la vida, a veces, no nos lo permite porque tenemos frustraciones que el perro nota y que afectan a la relación. Ellos lo único que buscan es su comodidad y tranquilidad, un paseo relajado, salir al aire libre, comunicarse con otros perros, relacionarse, que les tires una pelota, juegues con ellos, los acaricies€ Hay veces que no satisfacemos sus necesidades porque vamos con prisas. Salimos poco a la calle o no los soltamos casi nunca.

Es que no te lo ponen fácil para soltarlos.

Lo sé, la sociedad cada vez nos lo complica más. Los reprimimos constantemente, los castigamos por cosas que a veces no entendemos. O los premiamos y protegemos demasiado. Las personas tenemos perros porque necesitamos cubrir necesidades emocionales. Carencias emocionales. El perro está en nuestra vida por eso. Necesitamos cubrir ciertos egos. El ego de ser entrenador de perros y ganar el campeonato del mundo de adiestramiento, de transmitir poder y por eso llevo un pitbull, estoy solo en casa y necesito compañía, tengo una vida traumática y necesito apoyarme en un perro, tenemos niños y necesitamos cumplir su capricho. Los perros llegan a casa por una necesidad emocional y eso es muy duro para ellos. Empezar así una vida de pareja humano-perro es duro porque te comunicas y te comportas en base a eso.

Mucha gente abandona a sus perros por mal comportamiento. ¿Cualquier perro se puede rehabilitar?

Un perro se puede rehabilitar, pero no depende solo del perro. Depende de la voluntad, del cariño, la dedicación, el respeto y la formación de su guía o responsable. Pero lo queremos todo ya y vamos con prisa hasta para solucionar un problema. Queremos que en una sesión o dos el perro modifique su conducta. Esto no podemos conseguirlo si no dedicamos un tiempo, si no nos paramos a mejorar la relación con nuestro perro progresivamente a través del conocimiento, los procedimientos, del día a día de cambiar nuestra forma de vida. Queremos que el perro cambie sin cambiar nosotros. Eso no es posible. Hay gente que puede tener un perro con un gran problema de agresividad y tienen que deshacerse de él. Pero siempre hay una solución. A veces hay que pasar por varios adiestradores profesionles. Es como ir al médico, si uno no te lo soluciona, vas a otro hasta dar con la persona que lo hace. Hay que buscar antes de abandonar.

Están de moda los programas de televisión sobre adiestramiento. ¿Ayudan a concienciar o son un riesgo?

Ayudan a que la gente sea más consciente de que existen profesionales que pueden mejorar la conducta de tu perro. El miedo que tengo es que tienen parte de espectáculo. Muchos programas buscan el espectáculo y hacen cosas que luego la gente, que es muy valiente, intenta. Y las cosas hay que hacerlas con conocimiento.

Fuente: Diario de Ibiza

Por |agosto 5th, 2014|Artículos|0 comentarios