Yaakun

About Yaakun

“José Antonio Mézlau es experto en comportamiento canino. Lleva 20 años trabajando y ayudando a conseguir que muchas personas y familias logren mejorar su calidad de vida en compañía de sus perros. Su trabajo como coach, le ha permitido transformar Grupo Yaakun en una escuela de Liderazgo y Desarrollo Personal consiguiendo despertar en muchos guías y entrenadores caninos su gran corazón y otra forma diferente de entender los perros y la vida”.

Fomenta tu desarrollo personal: aprende a ser un buen líder

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, un líder es la “persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientadora”. Pero no todos entendemos lo mismo por . Para algunos significa mandar; para otros influir. Otros lo entienden como guiar o, incluso, acompañar. Sin embargo, la palabra clave para definir a un líder es “seguir”.

Para llegar a ser un buen líder no hay una receta mágica donde estén las claves de un éxito asegurado de por vida. Uno puede ser muy bueno y haber nacido con unas cualidades y habilidades innatas para la dirección de empresas, la motivación de equipos o la enseñanza, pero el líder no sólo tiene que nacer sino que también tiene que hacerse.

Los ingredientes para el liderazgo podrían ser éstos: carisma, capacidad de escucha, visión de futuro para saber generar cambios, autocrítica, buena organización, motivación y coordinación de grupos.

Pero ejercer un verdadero liderazgo implica que la gente acepte seguir a ese líder porque cree en él, en sus sueños, en sus palabras y en su visión del mundo pero también en sus capacidades y en su moral. Le sigue porque se identifica con sus ideas, considerándolas buenas para su vida también. Genera fe en los demás porque la manera en cómo conduce su vida trae como consecuencia que otros encuentren ahí una fuente de inspiración para su propia existencia.  El verdadero líder crea seguidores y no personas sumisas. El buen líder convence a la gente; no los vence.

Por |septiembre 23rd, 2015|Liderazgo|0 comentarios

Comunicación no verbal: cómo entenderse con los perros

Como ya os contamos en artículos anteriores, una de las profesiones del futuro está relacionada con el entrenamiento canino, pero para ser un buen entrenador es fundamental conocer el lenguaje de los perros.

Los perros son muy buenos comunicadores y al igual que hacemos nosotros, transmiten sus estados de ánimo y emociones a través de su cuerpo y de su voz, representada a través de los ladridos. Si queremos empezar a comunicarnos con un perro, tenemos que aprender a observarle y abrir la mente.

¿Y qué podemos entender de su comunicación? Sus gruñidos nos indican mucha información sobre su estado de ánimo ya que pueden expresar miedo o enfado. Los aullidos indican soledad y una forma de convocar a la manada, algo que han adquirido de sus antepasados, los lobos. Los quejidos pueden revelar dolor físico o nerviosismo. Cuando un perro enseña los dientes quiere decir algo así como: “estoy muy enfadado. Por tu bien, más vale que te alejes.” Si levanta la pata significa “dame algo” o bien “no te preocupes, haré lo que digas“.

Los gemidos en un animal adulto denotan miedo, malestar o una forma de demandar algo, normalmente atención. En cuanto a los ladridos, cuando son agudos e irregulares, muestran duda. Pero si el perro está relajado, los ladridos transmiten alegría. Si rasca el suelo con la pata sin llegar a escarbar, también quiere llamar la atención porque demanda algo. El lamido es la forma de expresar un profundo amor y amistad. Si un perro te lame, te reconoce como líder de la manada. Si se tumba boca arriba, muestra confianza y busca juegos y caricias.

Por |septiembre 18th, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

Entrenador canino: una de las profesiones del futuro

¿No te has fijado que últimamente, mientras vas por la calle, hay muchas más personas paseando con su perro que hace 10 años? Si no te has dado cuenta te lo confirmamos nosotros: la tendencia de tener una mascota, la mayoría de veces canina, no deja de crecer.

Entre 2013 y 2014, las búsquedas en Internet de servicios relacionados con el mundo animal han aumentado hasta en un 30%, haciendo que el sector de las mascotas crezca cada día más. Los usuarios ya no quieren cualquier cosa para sus perros, quieren lo mejor y por eso demandan servicios de calidad que cubran las necesidades de alimentación, educación y salud que precisa cualquier animal de compañía.

Y es aquí donde juega un papel fundamental la figura del entrenador canino. ¿Por qué? Ahora ya no se adiestra solamente a perros de trabajo. Los perros se han convertido en una parte fundamental de nuestras vidas y tanto es así que haríamos cualquier cosa por ellos. Si tienen miedos y fobias o necesitan corregir algún tipo de desequilibrio en su comportamiento, la solución va a ser recurrir a un entrenador canino, aunque no todos los profesores perrunos valen. Es normal que no sepamos cómo educar a nuestro cachorro si nunca antes hemos tenido una mascota, así que recurrir a un profesional también en estos casos es altamente recomendable para evitar problemas en el futuro.

adiestramiento-canino

 

La formación que recibas va a ser muy importante para que desarrolles este tipo de trabajo de una manera adecuada, siempre aportando valor a todos aquellos que confíen en ti para solucionar el problema en cuestión. Recuerda que un perro no es un robot y el camino de su entrenamiento no es cosa de magia. Formación, trabajo y dedicación son tres pilares fundamentales en esta profesión ya que no sólo tendrás que ayudar al perro, sino también a las personas que viven con él, enseñándoles a continuar con su educación diariamente.

Por |septiembre 14th, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

Adiestramiento en positivo: utilizar el clicker

El adiestramiento en positivo es una tendencia de adiestramiento que cada vez más es utilizada por entrenadores y adiestradores caninos. Se caracteriza principalmente por premiar siempre que haya conductas positivas y que el perro obedezca una orden, reforzando este comportamiento y restándole importancia así a la no obediencia de nuestra mascota.

Un buen método que se puede aplicar en este tipo de adiestramiento es el del adiestramiento con clicker, que se basa principalmente en fusionar el condicionamiento clásico y el operante. ¿Qué quiere decir esto? Primero tendrás que conseguir que tu perro relacione el click del clicker, una cajita que hace “click” cuando la aprietas, con comida o con alguna cosa que le motive.

Una vez conseguido esto, pasamos  al condicionamiento operante. Cada vez que le enseñes algo nuevo y lo repita, aprieta el clicker y a continuación, prémiale. En caso contrario, ni click ni premio para que él tenga claro lo que le estás queriendo transmitir.

Puedes empezar con órdenes fáciles como sentarse o tumbarse y poco a poco ir añadiendo dificultad. Conforme vayas practicando y tu perro relacione el click con una serie de conductas, no será necesario que le premies. Eso sí, recompénsale inmediatamente después de que haya obedecido a tu orden ya que de lo contrario estarás reforzando otras conductas. El objetivo de esta manera de adiestrar es conseguir un perro más obediente, seguro y equilibrado y mejorar también nuestra relación con él.

El adiestramiento con clicker no encuentra desventajas si se realiza de manera adecuada y con profundidad, ya que la confianza y el aprendizaje mecanizado son objetivos que se consiguen a largo plazo, independientemente del tipo de adiestramiento que utilices.

Imagen: taringa.net

Por |agosto 5th, 2015|Adiestramiento|0 comentarios

7 consejos para bañar a tu perro

Bien es cierto que respecto a este tema hay un poco de discordia: hay expertos que coinciden en que no es recomendable bañar a los perros ya que su olor crea su identidad y además, es su medio de comunicación y hay especialistas que creen que de vez en cuando, una ducha perruna no viene nada mal, sobretodo cuando los perros están domesticados.

Como en casi todas las cosas, en el equilibrio está la clave. Entendemos que te guste convivir en un ambiente limpio y agradable, y que tu amigo peludo huela bien siempre ayuda. Pero antes de someterle a una ducha refrescante en esta época de calor, apunta estos consejos.

Sí al baño pero con precaución

Para no disminuir las defensas de la piel del animal ni reducir la grasa que le da al pelo lubricación y sedosidad, los baños deben ser regulares pero espaciados en el tiempo. Ten en cuenta que aunque esté bien seco, la humedad permanece en el perro durante un par de días. 

Antes de la ducha

Cepilla y peina bien a tu amigo perruno antes de meterlo en la bañera, sobretodo si es de pelo largo.

Cuidado con el agua

Es importante que tengas en cuenta la temperatura del agua antes de meterlo dentro. Intenta que esté tibia para evitar quemaduras y resfriados. 

El champú

Cuando vayas a comprar el champú, seguramente te vuelvas loco entre tanta opción. Lo mejor es que sea neutro ya que así ayudarás al PH de la piel de tu perro. Una vez lo hayas mojado, aplícale el champú primero por el lomo y después por las patas. Deja la cabeza para el final.

La cabeza, lo último

Es muy importante que el jabón no le entre ni en los ojos ni en los oídos para evitar futuras infecciones o dolencias. Una opción es tapar sus oídos con algodón mientras dura el baño.

Enjuágalo a conciencia

Una vez esté todo enjabonado, enjuágalo echándole el agua de adelante hacia atrás para evitar que queden restos de champú en la piel, algo que puede provocarle problemas de salud.

Sécalo bien después de la ducha

Éste es quizás el paso más a tener en cuenta de todos. Sécale la piel primero con una toalla siempre en sentido descendente y de manera suave. A continuación, lo más efectivo es utilizar un secador para eliminar la humedad lo máximo posible. Intenta acostumbrarlo a esto desde pequeño ya que puede ser que el ruido le asuste. En este paso, evita tirar aire caliente dentro de sus oídos. Una vez hecho esto, cepíllalo bien y dale un premio. Seguramente, tu amigo peludo te lo agradecerá.

 

Foto de: www.supercachorros.org

Por |julio 22nd, 2015|Salud canina|0 comentarios

Vómitos o diarreas perrunas: qué hacer antes de ir al veterinario

Los trastornos digestivos son, sin duda, uno de los problemas de salud que más afectan a los perros, representados la mayoría de veces con diarreas y vómitos. Seguramente en más de una ocasión habrás vivido una situación así con tu amigo peludo y por eso queremos compartir contigo unas recomendaciones para tener a mano, por si tu perro sufre alguno de estos problemas de salud.

 

– La sangre siempre suele ser más escandalosa, pero una diarrea o un cuadro de vómitos también tiene su importancia así que si ocurre, observa la evolución de tu perro para tomar acciones si es necesario.

– Puede que tu perro sea de los que se lo lleva todo a la boca, así que ante una situación así, cabe la posibilidad de que haya ingerido algo que no toca. Ten en cuenta esta opción y fíjate en su estado general: si está apagado, abatido o con dolor, llévalo al veterinario.

– Sacarlos de su dieta normal les puede causar alteraciones gastrointestinales. Un premio nuevo, las sobras de la comida o un poco de chocolate pueden ser las causas de esos vómitos y diarreas. Para casos así, es aconsejable dejarte unas horas sin comer y a continuación, empezar con una dieta de alta digestibilidad. El arroz blanco hervido con un poco de pollo y zanahoria es la mejor alimentación para recomponer su sistema digestivo. Siempre en pequeñas cantidades y varias veces al día.

– Si es un cachorro o un perro de raza toy, llévalo al veterinario antes de que pasen 24 horas ya que su metabolismo es mucho más rápido y se pueden deshidratar más fácilmente.

– Si los vómitos o las diarreas están acompañados de síntomas como dolor, decaimiento, debilidad, pérdida de peso, comportamiento extraño, temblores o cualquier otro signo que se salga de lo habitual, llévalo al veterinario cuanto antes para hacerle un reconocimiento y obtener un diagnóstico con el que poder actuar.

– Si las cacas blandas y los vómitos son recurrentes y aparecen durante varios días y has descartado otras posibilidades, quizás el problema se encuentra en algún tipo de intolerancia alimentaria o de problema hormonal, además de problemas más graves. En ese caso, habla con tu veterinario ya que existe la posibilidad de realizar análisis y pruebas para detectar dónde está el fallo.

– También cabe la posibilidad de que, en su paseo diario, coma algún tipo de hierba o alimento en mal estado y se intoxique, por lo que una visita urgente al veterinario y un lavado gástrico pueden ser una muy buena solución.

– Si hace unos meses que no desparasitas internamente a tu perro, los gusanos intestinales pueden ser la causa de esos vómitos o diarreas.

 

Si tu perro vomita o tiene diarrea, observa cómo va evolucionando y olvídate de los remedios caseros como la leche, el yogur o los espárragos. La mejor solución es consultar con un veterinario.

Por |julio 17th, 2015|Salud canina|0 comentarios

Los perros que más disfrutan en el agua

Con la llegada del verano, un baño bien refrescante enloquece a cualquier perro, aunque bien es cierto que no a todos les gusta el agua. Sin embargo, existen razas más acuáticas que otras y ver cómo estos perros disfrutan dentro del agua es toda una experiencia para nuestras retinas.

En la lista de las razas de perros más acuáticos, podemos destacar dos: el Terranova y el Labrador Retriever. Aunque hay muchos más, estos son los que encabezan el ranking ya que, además de tener membranas interdigitales y una capa de grasa más gruesa que el resto de perros para nadar más rápido, son perros que ayudan en las labores de salvamento marítimo, siendo capaces de restacar personas en peligro de ahogamiento.

Pero además del Labrador y el Terranova, encontramos otras razas que te agradecerán enormemente que les des un chapuzón este verano:

Retriever de Chesapeake: muy parecido al Labrador Retriever.

Perro de Agua Portugués: fue criado para recuperar las presas de dentro de las redes.

Perro de Agua Español: una de las razas más antiguas, le encanta nadar y es muy buen pastor.

Perro de Agua Irlandés: tiene una energía muy alta y es de los más grandes perros de agua.

Cobrador de Pelo Liso: es un perro cobrador, es decir, el que recoge las presas de los cazadores tanto en tierra como en agua.

Retriever de Nueva Escocia: fue criado para la caza de patos, por lo que nada de manera excepcional.

Boykin Spaniel: como su anterior compañero, fue criado para la caza de patos, así que el agua se convierte en su medio natural.

Otterhound: esta raza es cazadora de nutrias, por lo que tienen mucha resistencia para nadar y bucear.

Independientemente de que tu perro sea un experto nadador o no, aprovecha estos meses de calor para llevarlo a lugares donde pueda refrescarse y si ves que le gusta y se divierte, intenta repetir la experiencia tantas veces como te sea posible ya que disfrutar de un baño refrescante con tu perro, no tiene precio.

Fuente: http://www.encantadordeperros.es/

Por |junio 24th, 2015|Perros|0 comentarios