Todos, en mayor o menor medida, hemos padecido estrés en algún momento de nuestro camino. Es cierto que hay que tenerlo controlado para tener una vida saludable, pero no nos engañemos: el estrés es algo sano y tiene su función en los procesos de aprendizaje, ya que nos hace descubrir cómo satisfacer nuestras necesidades afectivas y fisiológicas en momentos de cambio. El problema viene cuando esos niveles de estrés adecuados se desequilibran. Ahí sí, tenemos que ponernos mano a la obra.

Como hemos hablado en artículos anteriores, nuestros perros son un buen espejo en el que mirarse. Pero además de eso, absorben las emociones y sentimientos que sentimos en cada momento, afectándoles en primer lugar.  Si padecemos estrés, nuestra conducta lo va a reflejar estando más irritables o enfadados, disfrutando menos de su compañía y haciendo los paseos tensos y con prisas. Consecuencia: estamos estresando a nuestros perros.

La pregunta es, ¿por qué nuestro estrés les puede afectar? Más allá de lo que ya hemos comentado,  existen otros factores más primarios que desencadenan relaciones desequilibradas cuya causa es el estrés, la mayoría de veces, humano. ¿Por qué? Ellos dependen de nosotros para satisfacer sus necesidades ya que no son animales salvajes y por eso no se pueden adaptar a los cambios, equilibrándose así con su entorno. Al ser animales domésticos, dependen de nosotros casi para todo, por lo que si no podemos satisfacer adecuadamente sus necesidades más primarias, no les estamos dando la oportunidad de adaptarse, generando así la aparición de estrés.

Otro factor lo encontramos en los procesos educativos inadecuados. Si intentamos eliminar los síntomas del problema como pueden ser ladridos, desobediencia y demás pero no llegamos al origen del conflicto, estamos perdiendo la oportunidad de conocer cómo funcionan las emociones de nuestro amigo, centrándonos sólo en su conducta.

El curso de “El poder de la Comunicación”, que dará comienzo el próximo 21 de marzo, aborda de primera mano esta problemática a través del director del curso y de Grupo Yaakun, José Antonio Mézlau. Ahí podrás aprender cómo reducir tus niveles de estrés para así reducir los de tu mascota. Te enseñaremos a gestionar este tipo de desequilibrios así como a conocer mejor cuáles son las necesidades caninas y cómo satisfacerlas, mejorando tu calidad de vida y la de tu perro y consiguiendo el tan deseado equilibrio vital.