Un perro cuya salud mental está en equilibrio no suele presentar problema alguno de conducta, un hecho que facilita la convivencia normal con su entorno humano y con otros animales, sean de su especie o no.

Pero son muchos los perros que, por diferentes causas, sufren algún tipo de desequilibrio mental o emocional. El carácter y el modo de actuar de los perros está condicionado por varios factores, como su herencia genética, la educación y trato que recibe de sus dueños y el tiempo que haya estado cerca de su madre y hermanos al nacer. Si tu perro muestra signos de comportamiento relacionados con ansiedad de separación, ladridos compulsivos o destrozos, entre otras cosas, pone de manifiesto que puede padecer algún tipo de carencia en su socialización.

Una de las claves para evitar esto se trabaja durante su edad más temprana ya que un cachorro bien socializado es un perro adulto capaz de adaptarse a su familia, de relacionarse de manera adecuada con animales y personas y de asimilar la ausencia de sus dueños. Con el caso de los perros adoptados, si éstos no son cachorros cuando llegan al núcleo familiar, también hay maneras de facilitar su adaptación con paciencia y trabajo ya que un perro psíquicamente sano nace, pero también se hace. Además de esto, queremos darte cuatro claves más para saber si tu perro está bien socializado o no.

1. El perro se adapta bien a su familia humana

El animal debe hacer un gran esfuerzo de adaptación al entorno humano en el que tiene que vivir. Si el proceso de evolución se desarrolla de manera adecuada y sin grandes problemas, tu perro tiene un carácter equilibrado.

2. El perro se relaciona de manera adecuada con otras personas

Un perro bien socializado se relaciona sin problemas con personas de su entorno familiar y con extraños. Para que esto se dé, tu perro debe estar bien educado y disfrutar de bienestar tanto físico como mental. Además, no tiene que pensar que su situación en la jerarquía familiar es la de “aquí mando yo y se hace lo que yo quiero”. Lo que debe hacer es ser capaz de acatar ciertas normas básicas de comportamiento para que puedas tener cierto control sobre él.

3. El perro se relaciona sin problemas con otros animales

Si el perro se relaciona con fluidez y sin estrés con otros animales, sean de su misma especie o no, significa que está bien socializado. Esto favorece el hecho de que la convivencia entre un perro y un animal de otra especie pueda resultar adecuada y sin incidentes.

4. El perro no tiene problemas ante la ausencia de sus dueños

En este sentido, el perro debe ser capaz de asumir la ausencia momentánea de sus dueños, consiguiendo que el hecho de que las personas con las que vive no estén en casa no se convierta en un motivo de estrés para el can.

Después de leer estas claves acerca de la socialización canina, ¿crees que tu perro disfruta de un buen equilibrio en su proceso social?