Puede que últimamente hayas escuchado hablar del Entrenamiento de Contacto Emocional y de cómo aprender a entrenar a los perros y las personas desde las emociones. Pues bien. En esta metodología, desarrollada por José Antonio Mézlau, la figura del entrenador es fundamental y por eso queremos contarte en qué consiste.

Un Entrenador de Contacto Emocional es la persona que interviene en el proceso de relación y comunicación entre un individuo y un perro ayudándoles a ambos a trabajar hacia un objetivo o propósito común. Ser un buen E.C.E es saber combinar tus talentos y habilidades como líder y comunicador para ponerlos al servicio de los demás, así como ser un buen conocedor de los perros rehabilitadores y sus habilidades sociales y comunicativas, sabiendo en todo momento cómo utilizarlos en el procesos de interacción. Es un gran observador sutil y sensible que sabe leer las emociones más allá de la conducta y que gestiona la energía, creando los entornos favorables entre los perros y las personas para provocar la armonía en los comportamientos deseados.

Un E.C.E. transmite seguridad, confianza,  serenidad y calma y a su vez también motiva para pasar a la acción en el proceso de transformación entre el perro y el individuo, motivo por el cual se aprende a interpretar y traducir los comportamientos del perro y a ser consciente de cómo le influimos en la comunicación con nuestra manera de pensar, sentir y actuar.

grupo-yaakun-ECE-blog

Una parte fundamental de este aprendizaje se centra en enseñar a los individuos a gestionar sus propias emociones, a conocerlas mejor y utilizarlas en beneficio de mejorar sus capacidades sociales a través del contacto intra e interespecífico, ya que tanto el perro como la persona con esta metodología aprenden a conocerse mejor, mejorando así la relación y estrechando el vínculo. La observación, la paciencia, las propuestas, la motivación, el saber escuchar, la provocación de errores para facilitar el aprendizaje, la decisión, los riesgos y la intuición son algunas de las habilidades con las que se caracteriza un E.C.E.

Pero ser un Entrenador de Contacto Emocional no es sólo esto. Nuestra  metodología también se aplica en procesos de desarrollo personal en los que  ayudamos al individuo a alcanzar sus objetivos, tanto en la relación con su  perro como en la relación consigo mismo, consiguiendo que se lideren mejor  para influir positivamente en su perro y en su relación con los demás.

Cuando entramos en un proceso de desarrollo personal, la relación del  entrenador con su cliente se establece en un marco íntegro de confianza plena  ya que éste  pone su atención en el desarrollo de habilidades que mejoren las  distintas áreas de la persona, ya sea en su vida sentimental, relacional, su  estado físico o la obtención de metas personales. En ciertos momentos, el  entrenador también ayuda a que el cliente sea consciente de sus insuficiencias para luego estar en mejor posición frente a la consecución de sus objetivos, sacando así lo mejor de uno mismo y  buscando el camino que le lleva desde donde está ahora hasta donde quiere estar.

Emociones, aprendizaje y crecimiento van de la mano en nuestra metodología del Entrenamiento de Contacto Emocional (E.C.E.). Si quieres descubrirlo, tenemos para ti el curso de “El poder de la comunicación”. Reserva ya tu plaza. Te esperamos el próximo 21 de marzo en Grupo Yaakun.