Sobre el Método ECE

Los perros como animales sociales son grandes maestros para el ser humano, a través de sus capacidades comunicativas y de la convivencia con nosotros desarrollan destrezas y habilidades para poder adaptarse y entendernos mejor. Durante la convivencia el perro nos hace de espejo de nosotros mismos mostrándonos como son nuestras reacciones, sentimientos y pensamientos. Su vulnerabilidad, fidelidad y confianza en nosotros provoca que somatice y manifieste conductualmente diferentes estados emocionales del ser humano provocados por nuestro estrés, preocupaciones, baja autoestima, miedos, ira, desesperación, adicción, etc…

sobre-grupo-yaakun

Estos estados emocionales la gran mayoría de veces son proyectados hacia los perros a través de la comunicación corporal, verbal y para verbal en definitiva a través de nuestra energía durante la convivencia diaria de una forma inconsciente sobre nuestro perro unas veces reforzando y otras provocando en él una serie de comportamientos antisociales (mostrarse asustado y/o agresivo con otros perros o personas, mostrar miedo a ruidos, destrozar cosas o perder hábitos higiénicos cuando se queda solo en casa ) que nosotros mismos no deseamos tener pero que inconscientemente los proyectamos.

Es un sistema de rehabilitación del comportamiento, que en especial permite, fomenta la comunicación y la expresión (Contacto), la inteligencia emocional y social del perro y de la persona, potenciando todas sus cualidades y habilidades como seres comunicadores, empujándoles a un cambio de una forma progresiva y natural, generando así nuevos aprendizajes, pensamientos, emociones, actitudes y acciones en su relación y con ellos mismos.

En una primera lugar a entrenar y tratar a perros que tienen problemas de comunicación social, de estrés, miedo y agresividad, utilizando a otros perros llamados rehabilitadores que por su entrenamiento y sus cualidades naturales muestran una forma de comunicar que beneficia y genera en el animal tratado la gestión emocional y conductual adecuada.
En un segundo lugar a enseñar y entrenar a los Guías y/o Personas a ser conscientes, a comprender y gestionar sus propias emociones, pensamientos y acciones para mostrarles cómo influyen en el día a día en la relación con sus perros a nivel emocional y conductual.
Todo esto a través de una metodología que el Entrenador establece de una manera cuidadosa, excelente y sutil, facilitando el entorno, la energía y las interacciones adecuadas, utilizando como herramientas los mismos perros, los caballos, la propia naturaleza y diversas metodologías que vienen del Adiestramiento y la Educación canina, el Coaching, la Psicología Gestal, la PNL (Programación Neuro Lingüística), la Inteligencia Emocional, la Neuroemocion y la terapia Sistémica.

Realmente un Sistema apasionado y grandioso con unos excelentes resultados pero que está en constante movimiento de desarrollo y evolución por la grandeza de los seres que lo forman los animales y los humanos.

Mejorar la calidad de vida de los perros y de las personas en su convivencia diaria facilitarles una mayor conciencia y compresión sobre ellos mismos y su comunicación, enseñarles a disfrutar de su tiempo accediendo a compartir actividades, relaciones y entornos que antes era imposible pensar. En definitiva a ser más felices como amigos, compañeros, familia y equipo.