La risoterapia en el entrenamiento canino.

Beneficios de la risoterapia, como terapia natural.

La risa es uno de los mejores remedios naturales para combatir los problemas de estrés y la saturación emocional. Seguro que has oído hablar en muchas ocasiones de la risoterapia, una terapia natural que consiste en provocar situaciones favorables a la risa y utilizar el humor para aliviar la tensión emocional. Pues bien, los perros no son ajenos a los beneficios de este tratamiento alternativo. Si el entrenador, el propietario o el guía consiguen estar positivos, motivados y relajados establecerán una mejor interacción con su perro. En este artículo vamos a ocuparnos de los beneficios de la risoterapia en el entrenamiento canino.

7 consejos para bañar a tu perro

Bien es cierto que respecto a este tema hay un poco de discordia: hay expertos que coinciden en que no es recomendable bañar a los perros ya que su olor crea su identidad y además, es su medio de comunicación y hay especialistas que creen que de vez en cuando, una ducha perruna no viene nada mal, sobretodo cuando los perros están domesticados.

Como en casi todas las cosas, en el equilibrio está la clave. Entendemos que te guste convivir en un ambiente limpio y agradable, y que tu amigo peludo huela bien siempre ayuda. Pero antes de someterle a una ducha refrescante en esta época de calor, apunta estos consejos.

Sí al baño pero con precaución

Para no disminuir las defensas de la piel del animal ni reducir la grasa que le da al pelo lubricación y sedosidad, los baños deben ser regulares pero espaciados en el tiempo. Ten en cuenta que aunque esté bien seco, la humedad permanece en el perro durante un par de días. 

Antes de la ducha

Cepilla y peina bien a tu amigo perruno antes de meterlo en la bañera, sobretodo si es de pelo largo.

Cuidado con el agua

Es importante que tengas en cuenta la temperatura del agua antes de meterlo dentro. Intenta que esté tibia para evitar quemaduras y resfriados. 

El champú

Cuando vayas a comprar el champú, seguramente te vuelvas loco entre tanta opción. Lo mejor es que sea neutro ya que así ayudarás al PH de la piel de tu perro. Una vez lo hayas mojado, aplícale el champú primero por el lomo y después por las patas. Deja la cabeza para el final.

La cabeza, lo último

Es muy importante que el jabón no le entre ni en los ojos ni en los oídos para evitar futuras infecciones o dolencias. Una opción es tapar sus oídos con algodón mientras dura el baño.

Enjuágalo a conciencia

Una vez esté todo enjabonado, enjuágalo echándole el agua de adelante hacia atrás para evitar que queden restos de champú en la piel, algo que puede provocarle problemas de salud.

Sécalo bien después de la ducha

Éste es quizás el paso más a tener en cuenta de todos. Sécale la piel primero con una toalla siempre en sentido descendente y de manera suave. A continuación, lo más efectivo es utilizar un secador para eliminar la humedad lo máximo posible. Intenta acostumbrarlo a esto desde pequeño ya que puede ser que el ruido le asuste. En este paso, evita tirar aire caliente dentro de sus oídos. Una vez hecho esto, cepíllalo bien y dale un premio. Seguramente, tu amigo peludo te lo agradecerá.

 

Foto de: www.supercachorros.org

Por |julio 22nd, 2015|Salud canina|0 comentarios

Vómitos o diarreas perrunas: qué hacer antes de ir al veterinario

Los trastornos digestivos son, sin duda, uno de los problemas de salud que más afectan a los perros, representados la mayoría de veces con diarreas y vómitos. Seguramente en más de una ocasión habrás vivido una situación así con tu amigo peludo y por eso queremos compartir contigo unas recomendaciones para tener a mano, por si tu perro sufre alguno de estos problemas de salud.

 

– La sangre siempre suele ser más escandalosa, pero una diarrea o un cuadro de vómitos también tiene su importancia así que si ocurre, observa la evolución de tu perro para tomar acciones si es necesario.

– Puede que tu perro sea de los que se lo lleva todo a la boca, así que ante una situación así, cabe la posibilidad de que haya ingerido algo que no toca. Ten en cuenta esta opción y fíjate en su estado general: si está apagado, abatido o con dolor, llévalo al veterinario.

– Sacarlos de su dieta normal les puede causar alteraciones gastrointestinales. Un premio nuevo, las sobras de la comida o un poco de chocolate pueden ser las causas de esos vómitos y diarreas. Para casos así, es aconsejable dejarte unas horas sin comer y a continuación, empezar con una dieta de alta digestibilidad. El arroz blanco hervido con un poco de pollo y zanahoria es la mejor alimentación para recomponer su sistema digestivo. Siempre en pequeñas cantidades y varias veces al día.

– Si es un cachorro o un perro de raza toy, llévalo al veterinario antes de que pasen 24 horas ya que su metabolismo es mucho más rápido y se pueden deshidratar más fácilmente.

– Si los vómitos o las diarreas están acompañados de síntomas como dolor, decaimiento, debilidad, pérdida de peso, comportamiento extraño, temblores o cualquier otro signo que se salga de lo habitual, llévalo al veterinario cuanto antes para hacerle un reconocimiento y obtener un diagnóstico con el que poder actuar.

– Si las cacas blandas y los vómitos son recurrentes y aparecen durante varios días y has descartado otras posibilidades, quizás el problema se encuentra en algún tipo de intolerancia alimentaria o de problema hormonal, además de problemas más graves. En ese caso, habla con tu veterinario ya que existe la posibilidad de realizar análisis y pruebas para detectar dónde está el fallo.

– También cabe la posibilidad de que, en su paseo diario, coma algún tipo de hierba o alimento en mal estado y se intoxique, por lo que una visita urgente al veterinario y un lavado gástrico pueden ser una muy buena solución.

– Si hace unos meses que no desparasitas internamente a tu perro, los gusanos intestinales pueden ser la causa de esos vómitos o diarreas.

 

Si tu perro vomita o tiene diarrea, observa cómo va evolucionando y olvídate de los remedios caseros como la leche, el yogur o los espárragos. La mejor solución es consultar con un veterinario.

Por |julio 17th, 2015|Salud canina|0 comentarios