Ser el líder de tu propia vida y la de tu perro

Ser el líder de tu propia vida y la de tu perro.

Pero, ¿qué es un líder?

Según la definición oficial, un líder es la “persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientadora”. Pero no todos entendemos lo mismo por jefe. Para algunos significa mandar; para otros influir. Otros lo entienden como guiar o, incluso, acompañar. Sin embargo, la palabra clave para
definir a un líder es “seguir”.

Para llegar a ser un buen líder no hay una receta mágica donde estén las claves de un éxito asegurado de por vida. Uno puede ser muy bueno y haber nacido con unas cualidades y habilidades innatas para la dirección de empresas, la motivación de equipos o la enseñanza, pero el líder no sólo tiene que nacer, sino que también tiene que hacerse.

La importancia de la actitud en el liderazgo

Actitud y autoridad son dos palabras que, necesariamente, van ligadas al concepto de liderazgo. Ya os hemos hablado antes sobre la importancia de aprender a ser un buen líder tanto para tu entorno como para tu perro, y es aquí donde recae la capacidad de saber gestionar la posición de autoridad que existe en cualquier organización, ya sea en una empresa, en tu familia o la relación con tu perro.

Tener gente a tu cargo requiere de mucha habilidad, es comprender que tu posición va a ser más favorable si la miras desde un prisma de maestro y no bajo una óptica de jefe autoritario. Ya sabes que un líder es tal porque ayuda a los demás, los influye positivamente, los desafía a superarse y los enseña a crecer. Y sólo así puedes llegar a ser un buen ejemplo que guíe y un buen espejo en el que mirarse.

Pero no sólo de saber utilizar la autoridad vive un líder. La actitud con la que se enfrenta a la vida es casi tan importante como el aire que respira. Hace algún tiempo, la revista Fortune realizó un estudio en el que entrevistaron a un alto número de ejecutivos.

El liderazgo no es sobre ti, es sobre ellos
Por |noviembre 3rd, 2015|Liderazgo|0 comentarios

Entrevistamos a José Antonio Mézlau, líder de Grupo Yaakun

¿Quieres saber quién es el alma mater de Grupo Yaakun? ¿Qué piensa? ¿Qué le hace sentir? Le hemos entrevistado entre clase y clase y nos ha dicho esto. ¡Que lo disfrutes!

 

P: ¿Cómo te sientes con la respuesta de la gente ante la formación que ofrece Grupo Yaakun y la metodología del ECE que has creado?

R: Es un momento muy especial para mí y estoy muy contento y orgulloso por la respuesta que estoy encontrando. Es muy favorable y estamos teniendo muchas peticiones por parte de la gente que quiere formarse. El 3 de octubre comenzamos la segunda certificación de entrenadores caninos a través del curso de “El poder de la comunicación” y hemos conseguido llenar todas las matrículas. Mi principal preocupación era si esta nueva apuesta formativa iba a ser aceptada por la gente y mi sorpresa es que tenemos muchos seguidores que se identifican con nuestro método de entrenamiento canino y filosofía de vida.

 

P: Como formador, ¿qué crees que le falta a la profesión de entrenador canino actualmente?

R: Soy una persona amante de la formación. Siempre busco la posibilidad de hacer algún curso que me enriquezca y que me pueda aportar algo diferente para ir actualizando las formaciones que yo imparto. Desde mi perspectiva y mi forma de ver la vida, la formación debe ser dinámica, enérgica, rica en conceptos, divertida, intensa y llena de experiencias que te aporten saber hacer y una nueva conciencia. Nuestros alumnos dicen que no pensaban que se podía aprender tanto, con tanta intensidad y encima divirtiéndose.

Por |octubre 1st, 2015|Formación, Liderazgo, Noticias|0 comentarios

Fomenta tu desarrollo personal: aprende a ser un buen líder

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, un líder es la “persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientadora”. Pero no todos entendemos lo mismo por . Para algunos significa mandar; para otros influir. Otros lo entienden como guiar o, incluso, acompañar. Sin embargo, la palabra clave para definir a un líder es “seguir”.

Para llegar a ser un buen líder no hay una receta mágica donde estén las claves de un éxito asegurado de por vida. Uno puede ser muy bueno y haber nacido con unas cualidades y habilidades innatas para la dirección de empresas, la motivación de equipos o la enseñanza, pero el líder no sólo tiene que nacer sino que también tiene que hacerse.

Los ingredientes para el liderazgo podrían ser éstos: carisma, capacidad de escucha, visión de futuro para saber generar cambios, autocrítica, buena organización, motivación y coordinación de grupos.

Pero ejercer un verdadero liderazgo implica que la gente acepte seguir a ese líder porque cree en él, en sus sueños, en sus palabras y en su visión del mundo pero también en sus capacidades y en su moral. Le sigue porque se identifica con sus ideas, considerándolas buenas para su vida también. Genera fe en los demás porque la manera en cómo conduce su vida trae como consecuencia que otros encuentren ahí una fuente de inspiración para su propia existencia.  El verdadero líder crea seguidores y no personas sumisas. El buen líder convence a la gente; no los vence.

Por |septiembre 23rd, 2015|Liderazgo|0 comentarios

¡Quiero que mi perro sea perfecto!

¿Tienes como objetivo conseguir que tu perro sea perfecto? Pues desde aquí te animamos a que, en lugar de querer conseguir un perro perfecto, intentes conseguir un perro feliz.

El primer paso para llegar a la felicidad de tu mascota es el de tener claro que un perro es un perro, un animal con unas necesidades básicas diarias que necesita cubrir para alcanzar su equilibrio, y que si tratas de humanizarlo, puedes acabar pagándolo caro.

Entra dentro del entendimiento el hecho de que veas a tu perro y sientas que es un miembro más de tu familia, como un pequeño ser humano que sólo con mirarte te entiende incluso mejor que otras personas. Pero nada más lejos de la realidad. Los procesos de pensamiento de los perros son muy diferentes al de los humanos ya que ellos necesitan una rutina, un orden, un líder que los guíe. Seguramente te entienden y empatizan contigo, pero necesitan desarrollarse como animales, aunque estén domesticados.

Los perros nacen en manada y en su estructura genética llevan escritas sus necesidades básicas que, si se las proporcionas, ayudarás a que tu perro sea más feliz. Darles amor y cuidarlos es necesario para el bienestar del animal, pero no es lo único ni lo más importante. Si no hay reglas y no hay límites, sus instintos se van a ver afectados, creando un perro mentalmente débil. Estrés y comportamiento no deseados pueden ser el resultado de la carencia de normas o lo que es lo mismo, perros desequilibrados y frustrados.

Para evitar todo esto, lo más importante es saber reconocer que un perro es un animal y por lo tanto, tratarlo como tal. Además, te aconsejamos que apliques las  tres reglas fundamentales para el buen equilibrio de tu compañero peludo: ejercicio, disciplina y por supuesto, amor. Eso es lo mejor que puedes ofrecerle.

Foto de: http://hogartotal.imujer.com/

Por |junio 10th, 2015|Liderazgo, Perros|0 comentarios

Los caballos: un catalizador para exprimir todo nuestro potencial

Uno de los objetivos que perseguimos en esta vida como seres humanos es la búsqueda de respuestas. Todos necesitamos saber, conocernos, entender. Trabajando con animales siempre salen muchos temas a la superficie. Recibimos información acerca de nosotros mismos, sobre cómo funcionamos a nivel personal y a nivel de equipo (ya sea en familia, en el trabajo o con los amigos) y sobre si nuestro estado emocional está o no en equilibrio.

En Grupo Yaakun, además de con perros, también trabajamos con caballos. A través del E.C.E. (Entrenamiento de Contacto Emocional), uno se da cuenta de los importantes beneficios que se pueden llegar a conseguir al interactuar con estos animales. Con el curso “El poder de la Comunicación”, que empieza ya este próximo sábado, queremos dar a todos los alumnos la oportunidad de conocerse mejor, de descubrir en qué puntos necesitan evolucionar y enseñarles cómo hacerlo, un trabajo que no sólo les va a servir a ellos, sino también a sus mascotas.

Nos gusta enfocar los cambios siempre a través de acciones positivas, mejorando la comunicación de nuestros alumnos tanto con los perros como con los humanos, para conseguir que ésta sea clara y coherente y poder obtener así resultados exitosos.

Los animales, y en este caso los caballos, son un muy buen catalizador para sacar fuera todo el potencial que llevamos dentro. Aumentando nuestro liderazgo y nuestra capacidad de resolver problemas, conseguiremos de manera más fácil llegar al éxito, y como dijo Talia Soldevila, “el Caballo y el Humano son el complemento perfecto cuyo binomio crea oportunidades únicas para la mejora y el aprendizaje de ambos.”  Y precisamente esto es lo que queremos ofrecerte en Grupo Yaakun.

Por |marzo 18th, 2015|Adiestramiento, Aprendizaje, ECE, Formación, Liderazgo, Perros|0 comentarios

¿Sabes qué? Los perros también se estresan

Todos, en mayor o menor medida, hemos padecido estrés en algún momento de nuestro camino. Es cierto que hay que tenerlo controlado para tener una vida saludable, pero no nos engañemos: el estrés es algo sano y tiene su función en los procesos de aprendizaje, ya que nos hace descubrir cómo satisfacer nuestras necesidades afectivas y fisiológicas en momentos de cambio. El problema viene cuando esos niveles de estrés adecuados se desequilibran. Ahí sí, tenemos que ponernos mano a la obra.

Como hemos hablado en artículos anteriores, nuestros perros son un buen espejo en el que mirarse. Pero además de eso, absorben las emociones y sentimientos que sentimos en cada momento, afectándoles en primer lugar.  Si padecemos estrés, nuestra conducta lo va a reflejar estando más irritables o enfadados, disfrutando menos de su compañía y haciendo los paseos tensos y con prisas. Consecuencia: estamos estresando a nuestros perros.

La pregunta es, ¿por qué nuestro estrés les puede afectar? Más allá de lo que ya hemos comentado,  existen otros factores más primarios que desencadenan relaciones desequilibradas cuya causa es el estrés, la mayoría de veces, humano. ¿Por qué? Ellos dependen de nosotros para satisfacer sus necesidades ya que no son animales salvajes y por eso no se pueden adaptar a los cambios, equilibrándose así con su entorno. Al ser animales domésticos, dependen de nosotros casi para todo, por lo que si no podemos satisfacer adecuadamente sus necesidades más primarias, no les estamos dando la oportunidad de adaptarse, generando así la aparición de estrés.

Otro factor lo encontramos en los procesos educativos inadecuados. Si intentamos eliminar los síntomas del problema como pueden ser ladridos, desobediencia y demás pero no llegamos al origen del conflicto, estamos perdiendo la oportunidad de conocer cómo funcionan las emociones de nuestro amigo, centrándonos sólo en su conducta.

El curso de “El poder de la Comunicación”, que dará comienzo el próximo 21 de marzo, aborda de primera mano esta problemática a través del director del curso y de Grupo Yaakun, José Antonio Mézlau. Ahí podrás aprender cómo reducir tus niveles de estrés para así reducir los de tu mascota. Te enseñaremos a gestionar este tipo de desequilibrios así como a conocer mejor cuáles son las necesidades caninas y cómo satisfacerlas, mejorando tu calidad de vida y la de tu perro y consiguiendo el tan deseado equilibrio vital.