El poder de la comunicación. El auge del liderazgo canino.

El auge del liderazgo canino.

Ser un entrenador de perros o entrenador de liderazgo canino es el sueño de muchos amantes de los animales y no se me ocurre idea más fantástica que la que supone la posibilidad de convertir una pasión, en una profesión o en un emprendimiento profesional.

Ciertamente, el mundo del entrenamiento canino no para de crecer y evolucionar y, en consecuencia, hoy esta especialización va mucho más allá y es muchísimo más que un estricto conjunto de órdenes para lograr la obediencia y la sumisión y el control del perro.

Por |agosto 5th, 2016|Adiestramiento, Aprendizaje, Formación, Liderazgo, Perros|0 comentarios

¿Qué tan buen amigo eres para tu perro?

¿Qué tan buen amigo eres para tu perro?

Amamos a nuestras mascotas con locura. Pero que ese amor loco no nos enloquezca. Querer bien a nuestros amigos de cuatro patas no es sinónimo de darles únicamente amor sin límites. Para conseguir una convivencia saludable y equilibrada es fundamental trabajar en la comunicación entre ambos y desarrollar un verdadero liderazgo canino.

Ellos necesitan saber quién es el que pone las reglas. Necesitan de un líder en su manada.

Y las cosas se complican cuando no encuentran ese líder. Desde el momento que el perro (cachorro o adulto) llega a la casa, buscará desesperadamente solucionar ese conflicto. Si un miembro de la familia ocupa el lugar de líder -no importa quién-, nuestro amigo canino tendrá resueltos todos sus problemas, pues el que tiene que dar las órdenes y velar por el bienestar del grupo, no es él.

Por |agosto 5th, 2016|Amistad animal, Aprendizaje, Formación, Liderazgo, Perros|0 comentarios

Experto en liderazgo canino. El perro, un espejo en el que mirarnos.

Experto en liderazgo canino.

Es normal que cuando nuestro mejor amigo muestra un comportamiento inadecuado nos preguntemos el por qué de ese comportamiento, pero no reparemos en cómo se siente o en cómo pudimos haber influido -como líderes- en el desarrollo del mismo.

Observar al perro como un ser aislado no es una acción efectiva y me permito asegurar que nunca lo fue. Considerar que sus comportamientos están determinados o condicionados por la genética o por su historia previa a llegar a nosotros, es no reconocer que nosotros también jugamos un gran papel como ejemplo en la relación y convivencia con el. En cierta forma, es como enviar un niño o a un adolescente a terapia sin que el profesional considere la influencia de la familia y del entorno del cual es parte.

Ser el líder de tu propia vida y la de tu perro

Ser el líder de tu propia vida y la de tu perro.

Pero, ¿qué es un líder?

Según la definición oficial, un líder es la “persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como su jefe u orientadora”. Pero no todos entendemos lo mismo por jefe. Para algunos significa mandar; para otros influir. Otros lo entienden como guiar o, incluso, acompañar. Sin embargo, la palabra clave para
definir a un líder es “seguir”.

Para llegar a ser un buen líder no hay una receta mágica donde estén las claves de un éxito asegurado de por vida. Uno puede ser muy bueno y haber nacido con unas cualidades y habilidades innatas para la dirección de empresas, la motivación de equipos o la enseñanza, pero el líder no sólo tiene que nacer, sino que también tiene que hacerse.

¿Cómo podemos ganarnos la confianza de nuestro perro?

¿Cómo podemos ganarnos la confianza de nuestro perro?

¿Qué es la confianza?

En el diccionario podemos encontrar que es el término que se refiere a la opinión favorable en la que una persona o grupo es capaz de actuar de forma correcta en una determinada situación. La confianza es la seguridad que alguien tiene en otra persona o en algo. Es una cualidad propia de los seres vivos, especialmente los seres humanos, ya que, aunque los animales la posean, estos lo hacen de forma instintiva, al contrario que los humanos, que confían
conscientemente. Al ser algo que se hace consciente y voluntariamente, supone trabajo y esfuerzo conseguirla. A pesar de que sea costoso llegar a ella, se caracteriza por ser una emoción positiva.

¿Está tu perro bien alimentado? En sus cacas está la respuesta

Pues sí, las cacas de tu perro pueden ser la mejor respuesta ante la duda de si le estás alimentando correctamente. El tamaño de cada deposición así como el color y la frecuencia son claves determinantes que te dan información relevante acerca de la salud de tu perro.

En primer lugar, el tamaño y la frecuencia de sus heces te pueden dar pistas acerca de la calidad de la alimentación que tu compañero canino está ingiriendo. Según Raúl Sancha, miembro del equipo veterinario de Nutro, “el mayor tamaño y frecuencia de las heces indica, por lo general, una menor absorción de nutrientes por parte del perro. Por lo tanto, puede ser señal de una dieta inapropiada”.

En este sentido, este factor está relacionado con la digestibilidad de los alimentos que consume, es decir, la porción del alimento que ha tomado que no aparece en las heces es sinónimo de que el organismo del perro lo ha considerado útil y ha decidido absorberlo y no excretarlo.

Por lo que respecta al color de las cacas, éste tiene que ser siempre de color marrón ya que este color se debe al pigmento que se obtiene por la descomposición natural de los glóbulos rojos envejecidos. Si las heces son blancas o amarillas puede ser un indicador de algún tipo de problema en el hígado, la vesícula o el páncreas.

La calidad de la alimentación que le das a tu perro es fundamental ya que cuanto menor sea la calidad de los alimentos, menor será su digestibilidad, lo que le puede causar serios problemas de salud. Por eso, es importante saber reconocer que los perros y los humanos somos especies completamente diferentes y por tanto, nutricionalmente hablando, lo que es bueno para nosotros no necesariamente sea bueno para ellos. En el caso de los canes, son carnívoros no estrictos, lo que quiere decir que su aparto digestivo está preparado para cubrir sus necesidades nutricionales a partir, sobretodo, de la ingesta de carne.

La clave de una buena alimentación para tu perro está en el equilibrio nutricional: una alimentación que contenga un nivel adecuado de proteína animal junto con una fuente de hidratos de carbono y proteína vegetal, siempre en proporciones correctas que ayuden a mantener la buena salud del perro. Vigilar sus cacas te ayudará a conocer su estado de bienestar.

Fuente: www.srperro.com y  http://www.nutro.es/

Por |mayo 20th, 2015|Aprendizaje, Conductas higiénicas, Perros|0 comentarios

¿Sufre tu perro ansiedad por separación?

Seguro que os resulta familiar un problema de comportamiento bastante frecuente actualmente en muchos perros: la ansiedad por separación. Si volvemos la vista atrás, este trastorno se puede comprender mejor al saber que los antecesores de los perros pasaban alrededor de un 85% del tiempo de su vida a menos de 50 metros de su manada. Si hoy en día esto fuera así, supondría pasar junto a nuestro perro más de 20 horas diarias todos los días de su vida. Pero como eso no es posible, algunos perro desarrollan este problema, entrando en un estado de ansiedad y estrés al quedarse solos o al no tener acceso a su dueño.

Cuando esto ocurre, su comportamiento cambia, pudiendo producirse alguna o todas de las siguientes conductas:

  1. Pérdida del control voluntario de los esfínteres, miccionando y defecando dentro de casa.
  2. Aumento de las conductas destructivas.
  3. Aumento de los ladridos, gemidos y aullidos.

¿Cómo reconocer si tu perro tiene ansiedad por separación? Lo primero de todo, se deben descartar otro tipo de problemas físicos que puedan generar este tipo de comportamiento. Además, es importante saber diferenciar un perro que tiene miedo de quedarse solo del que es destructivo porque aún es joven y del que expresa temor como respuesta a posibles estímulos externos que pueden ocurrir cuando el dueño se ha ido.

Una patrón de comportamiento repetido por la mayoría de perros que sufre ansiedad por separación viene dado antes de que el dueño se marche. En este momento, el perro se siente ansioso, le sigue allá donde va y que se queda triste cuando el dueño sale de casa. Una vez vuelve, el perro expresa una enorme alegría y lo recibe saltando sobre él, ladrándole y estando muy cerca.

perro-solo-casa

Es importante destacar que el pronóstico de la ansiedad por separación es generalmente bueno ya que, pese a ser una situación molesta, es uno de los problemas de comportamiento que mejor se resuelve. Lo recomendable, como siempre, es prevenir. ¿Cómo hacerlo?

  1. Conseguir que el perro no esté excesivamente apegado a sus dueños, acostumbrándolo a quedarse solo.
  2. Hacer salidas graduales y ejercicios de obediencia.
  3. No decirle nada al perro cuando vayamos a salir de casa, sobre todo si nos ha estado siguiendo durante los momentos previos a la salida y percibimos que está nervioso o triste. En ese caso, no intentar calmarle ni acariciarle es una buena opción ya que si el perro nota que a nosotros no nos preocupa, aprenderá que él tampoco debe preocuparse.
  4. Al regresar a casa, no permitir saludos efusivos, ignorando al perro hasta que veamos que está más relajado, que será cuando podremos saludarle.

Para solucionar la situación, recomendamos consultar con un especialista en modificación de conducta que diagnostique el problema y nos sugiera una serie de pautas a seguir para llegar a la solución. Practicar la obediencia y la relajación del perro de forma correcta es una tarea que hay que tener en cuenta en estas situaciones. El tratamiento suele consistir en modificación de conducta y en algunos casos, tratamiento farmacológico, por eso también es importante consultar con un veterinario y junto con el educador canino, realizar el trabajo de mejora en común.

Además de todo esto y de los ejercicios de obediencia, puede ser de gran ayuda cambiar las rutinas para despistar al perro y conseguir desconcertarlo. También es aconsejable que el animal realice ejercicio físico antes de quedarse solo y utilizar juguetes que dispensan golosinas y comida, diseñados especialmente para los momentos en los que el perro se queda solo. Y como siempre aconsejamos, no castigar al animal por lo que haya podido hacer ya que el castigo sólo es eficaz si se aplica inmediatamente después del hecho que haya podido cometer.

Fotografía de: http://adoptaenaragoninforma.com y http://masmascotas.com