Cómo educar a un cachorro. Adiestramiento básico y errores a evitar

Si tienes un cachorro en casa o quizás estés pensando en tenerlo, lo más probable es que te encuentres con la labor de cómo educar a un cachorro para que siga las normas del hogar y además sea un perro feliz.

A lo largo de este artículo vamos a hablar de lo básico en adiestramiento, así como de todo aquello que no debes hacer, y así garantizar el aprendizaje de tu perro y una convivencia feliz.

La primera cosa que debes saber es que los perros son animales de manada, es decir, que son parte de un grupo donde además hay un líder encargado de proteger y guiar a la manada. Entonces cuando un cachorro llega a la manada, lo primero es enseñarle quién es el líder y aún más las reglas dentro de la manada.

Lo ideal sería que el entrenamiento comience desde el día uno en que el cachorro llega a la casa. Claro que hay algo que tienes que tener en cuenta y eso es la edad del cachorro, pues si es muy pequeño no podrá asimilar mucha información.

Por lo general a partir de las 8 semanas es cuando el cachorro se hace más perceptivo y además puede controlarse mejor a la hora de aguantar para hacer sus necesidades.

Sin embargo, desde el momento en que llega a casa es importante dejar claro que el líder eres tú. Esto va a permitir que tu perro te respete como líder, asuma su posición dentro de la manada y no compita contigo por ser el líder.

Un cachorro que no aprenda cuál es su puesto dentro de la manada puede crecer inseguro e inestable, acarreando problemas de ansiedad, inseguridad y en casos extremos agresión hacia ti y otras personas o perros.

Las técnicas actuales de adiestramiento positivo te permiten educar a perros que ya no son cachorros y que por algún motivo no tuvieron la educación necesaria cuando lo fueron. También existen otras técnicas como  el adiestramiento condicionante, el mixto, etc.

Las buenas noticias son que si consigues educarlo de manera natural mientras es un cachorro, probablemente le evites la mayoría de los problemas de conducta y no tengas que acudir a ninguna otra técnica de adiestramiento cuando son adultos.

Además, cómo educar a un cachorro, no se refiere a trucos de dar la pata o que aprenda a sentarse, va mucho más allá de eso. Es enseñarle todas las normas de la casa, como por ejemplo los lugares donde no tiene permitido estar, donde hará sus necesidades, donde va a dormir e incluso las horas en que va a comer.

La hora de dormir…

Cuando llega la hora de descanso del cachorro, lo ideal es que coincida con la tuya, para que entienda que este es el momento de descansar. Debes establecer un lugar en la casa ya sea en tu dormitorio o fuera de él donde ubiques su cama.

Asegúrate que es un lugar cómodo, para que se adapte más fácilmente. Lo otro que tienes que tener en cuenta y es importante, es que posiblemente al ser un cachorro las primeras noches llore y se muestre inquieto.

No desesperes y mantente firme, si cuando llora vas a calmarlo el cachorro notará esa debilidad y asociará que al llorar tú apareces. Debes dejarlo e ignorarlo por difícil que parezca, para que se adapte y una vez que lo logre no tendrá problemas con dormir en su sitio.

Un lugar donde ir…

Los perros están programados por naturaleza para hacer sus necesidades en un lugar distinto a su guarida. Entonces a partir de los dos meses de edad están completamente listos para aprender este hábito.

Lo importante es que te asegures que el sitio donde tu cachorro alivie sus necesidades sea un lugar donde se sienta seguro y le sea familiar. Lo primero que puedes hacer es llevar a tu cachorro según se levanta al mismo lugar todas las mañanas.

Tienes que ser constante en este aspecto y llevarlo siempre al mismo lugar para que pueda asociarlo con la idea de ir al baño. En caso de que llegue a hacerse en un lugar incorrecto, mantente sereno y llévalo al lugar donde debe hacerlo, sin regañarle o de forma brusca.

Un perro que se socializa y pasea…

Ayudar a que tu cachorro se socialice con otros perros y otros humanos aparte de ti, garantizará que tendrás un perro equilibrado, que no será agresivo o sufrirá de ansiedad o nerviosismo.

El proceso es de poco a poco, aunque en principio no va a querer que le coloques correa, mantente firme y dale tiempo a que se acostumbre a ella, ya que salir sin su correa puede ser peligroso para tu cachorro.

Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que a la hora de salir seas tú el primero en salir de la casa y el primero en entrar. Los paseos ayudan a la salud mental y física de tu cachorro, pero siempre debe caminar a tu lado o detrás de ti.

Si al salir tu cachorro va delante de ti, le estarás enviando un mensaje confuso al hacerle entender que él es el líder y tú le sigues.

¿Y la hora de comer?

Cuando hablamos de la educación de un cachorro, no podemos dejar pasar su hora de comer. Es importante que tengas en cuenta la cantidad de comida que le debes servir de acuerdo con su tamaño y peso.

La hora de comer del cachorro la eliges tú, pero ten en cuenta que ellos deben comer al menos 3 veces al día. Por lo tanto, tienes que ser constante con el lugar y la hora a la que le sirves la comida parque se le cree el hábito.

Además, mientras este comiendo el cachorro, puedes meter la mano, de esta forma evitaras que se vuelva territorial con la comida y si en algún momento debes quitarle la comida, el perro no se comportará agresivamente.

El error que si debes evitar es dejarle mucha cantidad de comida puesta durante todo el día, pues podría comérsela toda si quisiera y también ocurre que la comida expuesta así suele dañarse o perder sus propiedades físicas.

Conclusión

Cuando se trata de la educación de un cachorro se debe ser firme, paciente y amable. Cuando el cachorro se equivoque o haga algo indebido se le debe hacer saber que eso está mal mediante por ejemplo un “NO” pero jamás regañarle muy bruscamente verbalmente ni mucho menos físicamente.

La cuestión está en que sepas establecer una jerarquía, aun cuando sabemos que nuestro cachorro es parte de la familia. También es importante que mientras aprende los hábitos nuevos sea la misma persona quien lo corrija y le enseñe lo que está bien y lo está mal, de esta forma puede establecer un patrón.

No te agobies y nunca pienses que si tu cachorro hace algo mal lo está haciendo con intención. Muchas personas al humanizar a su perro creen que esto es así, pero no olvides que es un animal y actuará de acuerdo con sus instintos y la energía que perciba de ti.

Recuerda que la forma de cómo educar a un cachorro, requiere de mucha paciencia, constancia, amabilidad y respeto hacia tu cachorro. Su conducta y bienestar siempre van a depender de ti.

 

En nuestra escuela de Grupo Yaakun situada  en Godelleta(Valencia) ofrecemos cursos especiales para cachorros.Estas clases no solo están  dirigidas para la formación de vuestros perretes sino especialmente también para la formación de los propietarios que desconocen realmente lo que es un perro y las pautas que deben utilizar para el correcto desarrollo de su comportamiento.

Si deseas más información contacta con nosotros en info@grupoyaakun.com o a través del Tlf 639264191

Fuente: decaninos un blog fundado por Jorge y  creado para los amantes de los perros,

Por |julio 30th, 2018|General|0 comentarios

Sin saberlo, los humanos influimos en el aprendizaje de los cachorros

Los cachorros de perro de tan solo ocho semanas se fijan en cómo reaccionan emocionalmente los humanos que los rodean cuando se enfrentan a un nuevo estímulo y actúan en base a lo que han visto. Si la persona que acompaña al cachorro expresa emociones positivas ante un objeto, es más probable que el animal se acerque a él y lo examine. Es el resultado de una investigación de la Universidad Eötvös Loránd de Budapest (Hungría), publicada esta semana en la revista Animal Behaviour, que representa la primera prueba de un comportamiento descrito en bebés y adultos humanos y que hasta ahora no se había demostrado en perros.

“Cómo reacciona el propietario de un cachorro a una situación puede afectar en gran medida a cómo se comporte el animal y qué aprende de esa situación”, explica en entrevista telefónica Claudia Fugazza, investigadora de la Universidad Eötvös Loránd y autora principal del estudio. “La actitud del propietario ante una situación nueva es importante porque el cachorro busca información de él. Así pues, mostrar actitudes positivas puede ayudar al animal a aprender sobre el mundo y reaccionar positivamente ante las situaciones que se encuentra”.

Fugazza y su equipo han analizado el comportamiento de 48 cachorros de ocho razas distintas que se encontraban en criaderos, todos de ocho semanas. “A esta edad se encuentran en el llamado periodo de socialización, que es cuando están particularmente predispuestos a habituarse a muchos estímulos diferentes, ya sean sociales, seres vivos, otros perros, personas, objetos… Es también cuando a los dueños se les aconseja sacar a los cachorros para exponerlos a estímulos, ya que, si no se hace en este periodo, más tarde es más difícil que se habitúen a ellos”, aclara Fugazza.

Mostrar actitudes positivas puede ayudar al cachorro a aprender sobre el mundo y reaccionar positivamente ante las situaciones que se encuentra”

Durante el experimento, los investigadores situaron cerca de los animales un objeto que les era extraño: o bien un ventilador con cintas atadas, o un altavoz que emitía crujidos y sonidos de sirenas dentro de una papelera. Un grupo de cachorros tuvo que afrontar la situación en solitario. Otro, junto a uno de los investigadores, que los animaba a acercarse al objeto con un tono de voz amistoso y agudo. Y un tercer grupo, también con un investigador, pero que les hablaba en tono neutro.

La mera presencia de una persona animó a los perros a explorar el objeto, algo que también ocurre cuando se encuentran en compañía de sus madres, según han hallado los investigadores. Los cachorros que percibieron emociones positivas en su humano acompañante tuvieron aun una mayor predisposición a examinar el estímulo.

“Nuestro estudio es también una prueba indirecta de que los cachorros son capaces de interpretar las emociones humanas, ya que adaptan su reacción a la misma situación en base a la emoción que su compañero expresa”, señala Claudia Fugazza.

Al volver a enfrentarse al estímulo una hora más tarde, esta vez todos a solas, cada perro mostró una reacción similar a la que había tenido antes, lo que indica que el comportamiento de su acompañante humano queda grabado en su memoria, al menos a corto plazo. “No sabemos si tiene un efecto a más largo plazo, pero sabemos que los perros adultos recuerdan muy bien las acciones de los humanos. Así que, si tuviera que hipotetizar, diría que puede tener un efecto duradero”, afirma Fugazza.

Hasta ahora solo se había descrito este comportamiento en humanos y algunos primates, aunque, en el último caso, con resultados contradictorios. Según Fugazza, se trata de una capacidad muy útil en especies sociales. “Es una forma de aprender especialmente ventajosa para los individuos jóvenes. Ante una situación nueva y peligrosa, actuar como un compañero con más experiencia puede salvarles la vida. Al revés, si hay un estímulo positivo, como comida, aprender a acercarse sin miedo puede mejorar sus probabilidades de supervivencia”.

En nuestra escuela de Grupo Yaakun situada  en Godelleta(Valencia) ofrecemos cursos especiales para cachorros.Estas clases no solo están  dirigidas para la formación de vuestros perretes sino especialmente también para la formación de los propietarios que desconocen realmente lo que es un perro y las pautas que deben utilizar para el correcto desarrollo de su comportamiento.

Si deseas más información contacta con nosotros en info@grupoyaakun.com o a través del Tlf 639264191.

Fuente: La Vanguardia

Por |julio 12th, 2018|Uncategorized|0 comentarios

Carlos Pastor con Jeke

no images were found

Por |julio 4th, 2018|Uncategorized|0 comentarios

¿Qué es el adiestramiento deportivo I.P.O. y por qué fortalecerá la confianza entre tú y tu perro?

Desde 2012, las pruebas de adiestramiento canino conocidas como R.C.I. han pasado a denominarse I.P.O, que es el acrónimo más utilizado a nivel internacional para denominarlas y que desde ese momento España comenzó a utilizar.

Sus orígenes datan de comienzos del siglo XIX, momento en el que fueron creadas estas pruebas para evaluar la aptitud de trabajo y defensa de los pastores alemanes a lo largo de diversas etapas que miden el nivel de obediencia, rastro y protección  del perro.

Su popularidad ha ido creciendo a lo largo de los años, y a medida que estas pruebas han ido evolucionando se han extendido a otras razas, siendo así que hoy día pueden participar todas las que requieran prueba de trabajo deportivo según la F.C.I.

En principio, el objetivo de estas pruebas era determinar qué perros debían ser empleados para la cría por poseer una capacidad de trabajo superior al resto, razón por la que estos perros comenzaron a ser utilizados por la policía, la patrulla fronteriza, los militares, aduanas o protección profesional.

No obstante, en la actualidad las pruebas de I.P.O./R.C.I. han adquirido una connotación más deportiva, ya que el alto grado de esfuerzo y confianza de dueño y perro que se requiere para la superación de cada una de las pruebas permite a ambos reforzar sus lazos de confianza y disfrutar juntos de una experiencia tan motivadora.

De hecho, no sólo se exige a lo largo de estos ejercicios que el perro supere las pruebas con exactitud, sino que lo haga dispuesto y alegre.

Conceptos básicos sobre las pruebas I.P.O./R.C.I

La realización de estas pruebas permite determinar cuál es el perro más completo. Por eso a lo largo de las mismas se comprueba su capacidad olfativa y de concentración, que sean capaces de obedecer a su guía y controlar sus impulsos, y por supuesto, que ofrezcan una protección y guarda a la altura de las circunstancias en distintos escenarios.

Los jueces de este tipo de competiciones son, por norma general, competidores activos y distinguidos expertos en la evaluación de capacidades como el rastro, la protección o la obediencia, siendo así que no sólo analizan las cualidades de los perros, sino también su salud física, atención, valentía, estabilidad de nervios o docilidad.

Los perros que consigan una mejor puntuación en las pruebas I.P.O/R.C.I serán elegidos para criar con las hembras que también las han superado, y así poco a poco se van consiguiendo mejores ejemplares para la convivencia en sociedad. Por eso la mayoría de los perros que forman parte de los cuerpos de seguridad del Estado son seleccionados de esta manera.

Cuando un perro completa satisfactoriamente la primera prueba de este reglamento obtiene el grado de I.P.O. I, y así sucesivamente hasta alcanzar el grado I.P.O. III. La superación de estas pruebas se refleja en el árbol genealógico de cada perro, comúnmente llamado pedigree.

¿Cómo funciona el I.P.O/R.C.I?

Las pruebas que forman parte del I.P.O se dividen en tres áreas: rastro, obediencia y protección.

Rastro

En esta área se pone a prueba la capacidad del perro para rastrear pistas sobre distintos tipos de terreno, a lo largo de varios cambios de dirección. El perro debe mostrar las pistas con precisión absoluta, tarea que requiere una gran habilidad de rastreo y capacidad de concentración.

A lo largo del trazado de la pista una persona habrá dejado en el suelo una serie de objetos pequeños, que el perro debe encontrar y mostrar al dueño tumbándose en la zona en la que los han encontrado, dejando el objeto entre sus dos patas delanteras para que el dueño pueda cogerlos.

Naturalmente, la dificultad del trazado, la distancia del mismo y el tiempo requerido para completar la prueba cambian en función del nivel del I.P.O para el que el perro se está graduando (Grados I, II y III, respectivamente).

Obediencia

En esta fase del I.P.O se evaluará la capacidad del perro para cumplir, con agilidad y entusiasmo, las órdenes que el dueño le indique. Hay bastantes pruebas dentro de esta área, como son el sentado, el tumbado o el quieto, pero también otras de mayor dificultad como caminar siempre al lado izquierdo de su dueño mirando hacia él, la realización de diversos ejercicios bajo el ruido de un arma de fuego o correr en línea recta hacia el dueño cuando se le dé la orden y tumbarse rápidamente con una segunda orden.

Por si esto fuera poco, la última prueba consiste en permanecer en posición tumbada sin distraerse mientras observa a otro perro realizar los ejercicios de obediencia antes mencionados.

Protección

El control del perro por parte del guía es absolutamente necesario. El perro ha de buscar en una serie de escondites (revires) una persona oculta (figurante), y señalarlo y vigilarlo mientras el guía se aproxima. Si el figurante intenta escapar o atacar al guía, el perro debe perseguirlo y retenerlo por el brazo, hasta que su guía le dé la orden de soltarlo, lo cual ha de hacer inmediatamente.

Beneficios de practicar I.P.O./R.C.I. con tu perro

El entrenamiento de las pruebas del I.P.O. permite al perro desarrollar sus instintos al mismo tiempo que consigue dominarse a sí mismo mediante el autocontrol. Esto no sólo mejorará la relación de confianza y comunicación entre tú como su dueño y tu perro como tu compañero, sino que también permitirá a tu perro desarrollar una gran concentración y una estabilidad emocional digna de admiración.

Tu perro, entrenado de manera correcta, disfrutará enormemente del entrenamiento, y al cabo del tiempo se sentirá muy feliz y seguro de sí mismo. En Grupo Yaakun,centro ubicado en Godelleta (Valencia) disponemos de un espacio en el que poder practicar este tipo de entrenamiento mediante nuestro equipo TUTONKA, el club de adiestramiento deportivo con el que disfrutarás y pasarás grandes y divertidos momentos con tu perro.

Si deseas más información contacta con nosotros en info@grupoyaakun.com o a través del teléfono 639 26 41 91.

Por |marzo 29th, 2018|Adiestramiento, General|0 comentarios

Terapia Asistida con perros en niños con trastorno del espectro autista

El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo en el que varias áreas del comportamiento no evolucionan como deberían. Desde las habilidades para la interacción y la comunicación social hasta el desarrollo de conductas y actividades repetitivas, son varios los síntomas que pueden indicar la presencia del autismo durante los dos primeros años de vida de un niño (aunque en casos excepcionales podrían surgir más tarde).

Los animales, ya desde el siglo XVII, han demostrado ser un elemento clave en la recuperación de pacientes con distintos tipos de trastornos, así como en la mejora de la salud de personas que lleven una vida aburrida, monótona o en soledad.

A lo largo del artículo de hoy os mostraremos los grandes logros que la Terapia Asistida con Perros en niños con trastorno del espectro autista ha logrado, así como algunos aspectos en los que la sociedad y las instituciones deben mejorar a fin de promover este tipo de tratamiento, cuyos beneficios han sido ya ampliamente demostrados por organizaciones como Nacional Service Dogs, en Canadá, o el Centro Canem de asistencia y terapia con perros, en Zaragoza.

Beneficios de la Terapia Asistida con perros en niños con TEA

Entre los beneficios que estas dos organizaciones han demostrado que ofrece la Terapia Asistida con perros en niños con TEA, se encuentran los siguientes:

Mejora de la comunicación

Debido a que los perros presentan una manera de comunicarse muy simple, empática y sincera, los niños con autismo son capaces de reconocer mucho más fácilmente las señales de comunicación de los perros. Su carácter cariñoso, simpático y ausente de formas complejas de comunicación permiten a los niños con autismo a confiar en ellos sin miedo.

Mayor seguridad y estabilidad

Los niños con autismo sufren a menudo de ansiedad y desorganización debido a una enorme cantidad de motivos en el día a día, y se ha demostrado los perros les ayudan a tranquilizarse en este tipo de situaciones. Asimismo, los perros, durante su paseo, proporcionan un ritmo que calma a estos niños y les ayuda a interactuar mejor con su entorno al aire libre.

Por otro lado, los niños que sufren de autismo se sienten más seguros en espacios abiertos si su perro se encuentra a su lado, lo que permite evitar en gran medida que a estos niños les surja la imperiosa necesidad de huir debido a la inseguridad que les proporciona el entorno. Esto, obviamente, permite a los padres disfrutar de una mayor tranquilidad.

Desarrollo de la atención y la concentración

Un perro es un animal activo, cariñoso y juguetón. Debido a ello, los niños con autismo que realizan este tipo de terapia desarrollan mejor aspectos como su atención, su concentración, el contacto visual y la transición entre actividades. Esta es una de las razones más importantes por las que los perros son tan beneficiosos para los niños con TEA, ya que permite a los niños desarrollar estos aspectos, esenciales para cualquier niño, en un entorno amigable y seguro.

Mejora en los patrones de sueño

Según los estudios de Nacional Service Dogs, el vínculo de empatía que se forma tras un período de adaptación entre el niño y su perro permite al niño que presenta un trastorno de autismo dormir mejor, un factor que permite al niño crecer y desarrollarse física y mentalmente en mejores condiciones.

La Terapia Asistida con perros en niños con trastorno del espectro autista está demostrando ofrecer increíbles beneficios, y aunque por el momento existe una gran desinformación a nivel social sobre este tema, y la regulación legal en torno a los perros de asistencia es prácticamente nula, esperamos que en el futuro poco a poco estos aspectos se vayan solucionando poco a poco, con el esfuerzo de todos.

En Grupo Yaakun realizamos Intervenciones Asistidas con Perros a tu medida,tanto terapia,ocio,como educación ,a través de un equipo formado por profesionales humanos que apostamos por este tipo de servicio y por un equipo canino específicamente seleccionado y entrenado, donde nuestros perros son los facilitadores y motivadores en nuestras intervenciones.

Si deseas más información contacta con nosotros en info@grupoyaakun.com o a través del Tlf 639264191.

Por |febrero 22nd, 2018|General|0 comentarios

Experto en liderazgo y adiestramiento canino. Comprender e interpretar el lenguaje canino.

¿Raza peligrosa? ¿Reactiva
¿Comportamiento agresivo?

Experto en liderazgo y entrenamiento canino.

Cada vez somos más los que decidimos tener un perro y hacerle parte de la familia. No obstante, a pesar de esta creciente demanda, existe un gran desconocimiento sobre las razas caninas. Quiero decir, nos preocupamos por el tamaño y por sus características estéticas, pero reparamos poco en el carácter, atenciones y cuidados especiales que requiere cada raza.

Mi perro tira de la correa. ¿Qué puedo hacer?

Mi perro tira de la correa. ¿Qué puedo hacer?

Es muy común ver en los parques o por la calle a personas que, en lugar de pasear tranquilamente a su perro, son arrastrados por éste. Se trata de situaciones en que las mascotas son las que lideran el paseo, en lugar de hacerlo sus dueños. De esta manera, un simple paseo se convierte en una lucha sin tregua entre el dueño y su mascota. Y, en el peor de los casos, los primeros pueden acabar sufriendo lesiones o caídas, además de mucho estrés.

Por |febrero 27th, 2017|Adiestramiento, Aprendizaje, Artículos, Formación, Perros|0 comentarios